En la reunión desarrollada el martes 28

García Molina se ausenta del primer Consejo de Gobierno de CLM tras las elecciones

El vicepresidente segundo no ha asistido por motivos que se desconocen, aunque sí que ha acudido la consejera Inmaculada Herranz. El portavoz del Gobierno, Nacho Hernando, le ha restado importancia achacándolo a que también tendrá muchas cuestiones pendientes tras las elecciones y le ha deseado la mejor de las suertes tras dimitir como líder de Podemos en la región

Imagen de uno de los primeros Consejos de Gobierno con los miembros de Podemos. Foto - Rebeca Arango

El vicepresidente segundo del Gobierno de Castilla-La Mancha en funciones, José García Molina, no acudió ayer a la reunión del Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha -integrado por PSOE y Podemos-, la primera tras el batacazo de Podemos en las autonómicas, que deja al partido fuera de las Cortes, y tras la dimisión del propio García Molina como secretario general del partido de Pablo Iglesias en Castilla-La Mancha.

Hoy lo ha confirmado en rueda de prensa el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, quien ha informado que sí ha estado presente la consejera para la coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas, Inmaculada Herranz, también de Podemos.

Hernando ha señalado a la apretada agenda también tras las elecciones como posible causa de la ausencia, aunque no ha desgranado el motivo concreto. Preguntado sobre si serán cesados los consejeros en funciones de Podemos, Hernando ha dicho que “todos” están expuestos al cese pero no ha querido ahondar en la herida abierta de la formación morada. “Si digo una tontería me pueden cesar”, ha bromeado.

Nacho_Hernando_1
El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando.

 

Lo que sí ha querido hacer es desearle “lo mejor” tanto a Molina como al resto de personas que dejan la política. “Esperemos que tengan éxitos y que sean felices más allá de cuestiones políticas”, ha expresado Hernando, justo antes manifestar que “es evidente que hay que tomar responsabilidades” por los resultados en las elecciones y de dar un rejonazo a Paco Núñez diciendo que la dimisión de Molina le deja “contra las cuerdas”, en relación a la mala cosecha electoral obtenida tanto por Podemos como por el Partido Popular.