La principal causa, una mala zambullida

"Al agua con prudencia", la campaña de Parapléjicos para evitar las lesiones medulares

Según la dirección médica del hospital toledano, cuatro varones de entre 12 y 31 años ingresaron en 2018 con lesiones tetrapléjicas

Imagen de una zambullida. Foto: Pixbay.

Iniciadas las vacaciones de verano, el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha lanzado su eslogan “Al agua con prudencia” con el que combatir los incidentes y lesiones medulares que se producen en las piscinas. Como explican fuentes de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, la principal razón de los accidentes “son consecuencia de una mala zambullida”.

El objetivo de la campaña es concienciar de las consecuencias que puede provocar un mal salto al agua, que es el principal problema de lesiones cervicales durante los últimos años. Según los datos facilitados por la dirección médica del centro, durante el verano del 2018, cuatro personas con una edad comprendida entre los 12 y los 31 años acudieron al centro sanitario con lesiones cervicales que provocaron en todos los casos una tetraplejia. El propio centro matiza que “pudieron haberse evitado sencillamente con prudencia”.

Actuar con cabeza

El Hospital de Parapléjicos facilita indicaciones y consejos a través de sus redes sociales como son Facebook, Twitter (“@HNParaplejicos“) e Instagram utilizando el hashtag “#Zambullidas2019“, “#Alaguaconprudencia” y “#VeranosaludableCLM“. A esta iniciativa se han sumado ayuntamientos y comunidades de vecinos que han optado por la utilización de carteles con mensajes preventivos. El cartel se puede encontrar en http://hnparaplejicos.sescam.castillalamancha.es  y en www.infomedula.org.

Algunas de las indicaciones que se han realizado desde el Hospital Nacional de Parapléjicos son que “el bañista debe zambullirse con los brazos situados en prolongación del cuerpo“; en espacios en los que no exista buena visibilidad es recomendable comprobar el terrero; y en lugares como ríos, lagos, playas o embalses en los que el nivel del agua varía de un día a otro, “es conveniente comprobar siempre la profundidad” y no saltar de cabeza desde grandes alturas.

Para finalizar, en caso de que se produzca una lesión, “es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a un profesional para que realice el traslado“. El director médico Juan Carlos Adau considera y advierte que si la lesión es completa supone “la interrupción de mensajes de ida y vuelta del cerebro al resto del cuerpo a través de la médula espinal, lo que se traduce en falta de movilidad y de sensibilidad“.