Por la cuesta de las Nieves

El proyecto de la carretera que unirá el nuevo hospital de Toledo y la A-42 podría adjudicarse en mayo

Tendrá una longitud aproximada de 1,7 kilómetros, con la parte más importante que enlazará con la A-42 en la cuesta de Las Nieves, y la propuesta es una vía de cuatro carriles, dos por cada sentido, que conectará directamente con Vía Tarpeya

Las obras del nuevo hospital de Toledo, de noche.

El proyecto de carretera que conectará el futuro hospital de Toledo con la A-42 (autovía Madrid-Toledo) por la cuesta de Las Nieves ha recibido 12 ofertas para ocuparse de la construcción de la infraestructura y dicho contrato podría estar adjudicado en el mes de mayo.

Así lo ha detallado, en declaraciones a Europa Press, el director general de Carreteras y Transportes, David Merino, que ha señalado que alrededor de la próxima semana se podría saber la oferta económica elegida y “en el mes de mayo adjudicar al contrato y empezar a trabajar en el estudio concreto”.

“El presupuesto inicial es 240.000 euros y ahí veremos lo que hacen las empresas”, ha asegurado Merino, que ha concretado que se trata del contrato de servicios para la redacción del estudio informativo y anteproyecto de la mejora de los accesos al hospital de Toledo con la conexión viaria con la A-42, la autovía Madrid-Toledo.

En este proceso de adjudicación, primero se analizan las propuestas técnicas presentadas, se da una valoración según los criterios del pliego, se hacen públicas y sale la oferta económica. “Del conjunto de ambas cosas saldrá una adjudicataria”, ha afirmado.

Además, este proyecto tendrá que ser sometido a “una serie de consultas de administraciones”, entre las que destaca la de carácter “medioambiental”, para después someterlo este a información pública “a finales de año”.

Este estudio informativo se hace de manera conjunta con el estudio de impacto ambiental para conseguir la correspondiente declaración de impacto medioambiental, que si resulta “positiva”, dará lugar a que en los primeros meses de 2019 se desarrollaría la segunda parte del contrato del anteproyecto que permita licitar las obras del proyecto de ejecución.

En cuanto al protagonismo del Ministerio de Fomento, Merino ha indicado que han recibido positivamente la propuesta, por lo que una vez comiencen los trabajos la Consejería de Fomento tendrá que trasladarle una petición de viabilidad para el punto de conexión y las condiciones del proyecto “para trabajar conjuntamente”. “Es muy positivo para ellos porque les va a descargar parte del tráfico complicado de la N-400, carretera que va al barrio del Polígono”, ha afirmado.

Tendrá 1,7 kilómetros para que unirla al nuevo hospital de Toledo

Tal y como ha recordado Merino, tendrá una longitud aproximada de 1,7 kilómetros, con la parte más importante que enlazará con la A-42 en la cuesta de Las Nieves.

“Nosotros proponemos un acceso sur del hospital, con una vía de cuatro carriles, dos por cada sentido, que va a conectar directamente con la vía de la parcela del Polígono -donde está el futuro hospital- que es Vía Tarpeya, con conexión mediante una glorieta”, ha especificado Merino.

Se trata, a su juicio, de un enlace que “permitirán todos los movimientos en el acceso a la A-42 y al nuevo hospital en cuatros sentidos” lo que aportará la “facilidad suficiente” para acceder directamente a la nueva infraestructura sanitaria.

Así será el nuevo hospital de Toledo