Debido al consumo de carne mechada

La página web del Sescam informa sobre las posibles dudas de listeriosis

Los síntomas se suelen presentar a través de fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos o diarrea, rigidez de cuello, confusión y debilidad

Miembros del Gobierno de Castilla-La Mancha tratando el brote de listeriosis.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha tomado una serie de medidas para hacer frente al brote de listeriosis que afecta a buena parte del país, entre las que se encuentra la información que ofrece para resolver dudas sobre el citado brote.

Este es uno de los ámbitos en los que está actuando la Consejería de Sanidad, el de la información, además de en el de la vigilancia epidemiológica y de inspección y control sanitario (mediante las recomendaciones marcadas desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social).

El tercer ámbito es la centralización de toda la información en la Dirección General de Salud Pública, ha informado la Consejería de Sanidad en nota de prensa.

Hasta este momento, hay tres casos probables, pendientes de confirmación, del brote de listeriosis por consumo de carne mechada de la marca ‘La Mechá’, que fue adquirido en Sevilla y se ha encontrado en Cuenca, sin que los tres usuarios afectados hayan requerido hospitalización.

La listeriosis se contagia por la ingesta de alimentos contaminados

La Consejería ha recordado que la listeriosis es una enfermedad transmitida por la bacteria denominada “listeria monocytogenes” y que se encuentra en la tierra y el agua o en una variedad de alimentos crudos, procesados y fabricados con leche no pasteurizada.

La bacteria se contagia por la ingesta de alimentos contaminados y la infección no se trasmite de una persona a otra además de que puede afectar a cualquier persona, aunque las más propensas son las mujeres embarazadas, fetos en desarrollo, bebés y/o personas con sistemas inmunitarios debilitados y personas mayores de 65 años.

En la mayoría de los procesos estas bacterias originan una enfermedad gastrointestinal, y en algunos casos se puede producir una septicemia (infección en la sangre) o una meningitis (inflamación de las membranas que cubren el cerebro).

Las personas con una listeriosis suelen desarrollar síntomas unos días después de la ingesta de los alimentos contaminados y cabe la posibilidad de que aparezcan hasta 70 días después de la misma.

Los síntomas se suelen presentar a través de fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos o diarrea, rigidez de cuello, confusión y debilidad.