Uso de la trimetazidina

Las cinco farmacéuticas de CLM que han triunfado en un Congreso Nacional

Esther Marco Tejón, quien defendió la comunicación; Dolores Caniego Rodrigo y Rosario Lara Olivares, de Atención Primaria; Marta Llorente Serrano, residente de Farmacia Hospitalaria; y Dolores Barreda, jefa de servicio, primer premio entre 160 trabajos

En la imagen, las cinco enfermeras premiadas.

Son cinco: Esther Marco Tejón, quien defendió la comunicación; Dolores Caniego Rodrigo y Rosario Lara Olivares, de Atención Primaria; Marta Llorente Serrano, residente de Farmacia Hospitalaria; y Dolores Barreda, jefa de servicio. Son farmacéuticas de la Gerencia de Cuenca y han conseguido el primer premio, entre 160 trabajos, al mejor póster con comunicación oral durante el XXII Congreso Nacional de la Sociedad de Farmacéuticos de Atención Primaria que ha tenido lugar en Murcia.

El título del trabajo premiado es “El papel del farmacéutico en la seguridad interasistencial: a propósito de la trimetadizina” y su importancia está en que las cinco mujeres han podido realizar una intervención directa en los dos ámbitos asistenciales: Atención Primaria y Atención Hospitalaria.

Las cinco farmacéuticas tenían un objetivo claro

Tenían un objetivo claro, que era reducir el inicio de tratamientos de trimetazidina para las indicaciones de vértigo, tinnitus y alteraciones de la visión. Y ha realizado intervenciones para promover la revisión de los tratamientos en curso con esta medicación.

Normalmente, cuando se produce una alerta de un medicamento, se envía a través de una nota informativa a todos los facultativos de la Gerencia, además de difundirla a través de la intranet. Además, en este caso evaluaron en primer lugar la prescripción de la trimetazidina en la Gerencia de Atención Integrada, detectando que los inicios de tratamientos con estas indicaciones se llevaban a cabo en ambos ámbitos, así como un uso crónico en pacientes con seguimiento en Atención Primaria.

A partir de ese momento entregaron toda la información y la relación de pacientes en tratamiento con esta medicación al Servicio de Otorrinolaringología y en un centro de salud piloto.

Y la consecuencia es que desde Otorrinolaringología han dejado de prescribir trimetazidina para esas indicaciones y que en el centro de salud piloto no se han iniciado nuevos tratamientos, lo que pone de manifiesto el papel proactivo del farmacéutico, ya que con estas acciones reducen la instauración de nuevos tratamientos con beneficio-riesgo desfavorable para los pacientes.