Balance de 2018 del hospital

Menos ingresos por accidentes de tráfico y más por caídas fortuitas en Parapléjicos

Las lesiones medulares por accidentes de tráfico pasaron de un 13,24 a un 21,6 por 100, aunque la causa que produjo más ingresos fueron las caídas casuales

Imagen del Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo.

Los ingresos hospitalarios por accidentes de tráfico en el Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo, han descendido durante 2018. Estos han pasado de un 21,6 por 100 en 2017 al 13,24 por 100 de 2018, según el balance del centro hospitalario sobre el que ha informado el Gobierno de Castilla-La Mancha. Esta es una tendencia que se viene produciendo en los últimos años, a excepción de en 2017.

Por contra, los ingresos por caídas casuales incrementaron sobre 2018, siendo la causa más habitual durante el pasado año con el 27,5 por 100. Las caídas en la vía pública y las que se producen en el hogar del accidentado son las más comunes. Además, una de cada cuatro caídas que devienen en lesión medular se producen en accidentes laborales. En actividades deportivas se produjeron el 6 por 100 de las caídas con lesión medular.

En total, en el centro toledano se produjeron un total de 279 ingresos de paciente con lesión medular aguda, de los que 184 son hombres y 95 mujeres. De ellos, los ingresos por traumatismos representaron el 51,5 por 100, mientras que las lesiones no traumáticas, enfermedades neurológicas con afectación de la médula espinal, han supuesto el 48,5 por 100. El total de ingresos en el centro ha sido de 1.174 pacientes, incluyendo revisiones.

64 por 100 de paraplejias, y el 36 por 100 de tetraplejias

De todas las lesiones de los pacientes ingresados en Parapléjicos se han registrado un 64 por 100 de paraplejias, daños en la médula espinal a nivel dorsal, lumbar y sacro, frente al 36% de tetraplejias o daños cervicales. La mayoría de los ingresados (74,2 por 100) tenían una afectación incompleta de la médula espinal frente a un 25,8 por 100 de casos en los que la médula espinal quedó totalmente dañada, es decir sin ningún tipo de conexión entre el cerebro y el resto del cuerpo a partir del punto de la lesión.

Al igual que en el año 2017, las enfermedades que han provocado lesión medular han sido principalmente los tumores, 11,4 por 100. De los 32 casos 29 son tumores primarios y sólo tres metastásicos. Cuatro de los 32 corresponden a afectación en tumores hematológicos diseminados (leucemias y linfomas) y otros cuatro a tumores que afectan a estructuras distintas al tejido nervioso pero que lesionan la médula. Un total de 21 tumores son de estirpe neural, de ellos el más frecuente es el meningioma (8), seguido del ependimoma (7) y 6 son de otra naturaleza (astrocitoma, glioma…).

También hay ingresos no traumáticos como consecuencia de patología osteoarticular, 10,70 por 100; de causa vascular, 8,95 por 100; complicaciones de intervenciones quirúrgicas, 7,5 por 100; inflamación de la médula, 7,5 por 100; los daños en la médula como consecuencia de infección 2,5 y las causas congénitas, 1,1 por 100.

Respecto al segmento de edad el mayor porcentaje de ingresos ha sido el de personas de edades comprendidas entre 60 a 74 años, con el 30,8 por 100, seguido de 45-59 años 24 por 100. El 5 por 100 han sido menores de 14 años, el 12,2 por 100 entre 15-29 años el 17,9 por 100 entre 30-44 años y algo más del 10 por 100 de los nuevos ingresos tenían una edad superior a los 75 años.

Madrid y Castilla-La Mancha, las regiones de procedencia más comunes

Respecto a la procedencia de los ingresados el grueso de los ingresos proceden de Madrid (35,1 por 100), que encabeza la tabla, seguida de Castilla-La Mancha (23 por 100),Castilla y León (10,4 por 100), Murcia (7,9 por 100) , Valencia (6,1 por 100) y Extremadura (5,7 por 100).