Reto "ELA 48 horas non stop"

César Sánchez recorrió 245 kilómetros en 48 horas para hacer visible la ELA

El ultrafondista reconoció que el momento más duro fue la primera noche, cuando estuvo a punto de dormirse durante 15 minutos en que estuvo dando bandazos; y al llegar a Corral de Calatrava tuvo una pájara por el calor

César Sánchez (segundo por la izquierda) cumplió su reto para visibilizar la ELA Foto - @vivELAasoc

El ultrafondista ciudadrealeño César Sánchez completó ayer sábado 245 kilómetros a la carrera durante 48 horas sin parar para hacer visible la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) con el reto “ELA 48 horas non stop” a beneficio de la Asociación “VivELA”.

César Sánchez, el “ultraviviente”

Amigos y deportistas de Ciudad Real como los ultra almagreños Gema Arenas y Agustín Luján y varios amigos y compañeros de César “Ultraviviente” Sánchez, como se le conoce en el mundo del atletismo, le acompañaron en el último tramo de este reto de dos días corriendo.

Un acompañamiento que ya realizaron al inicio del reto que durante tres etapas transitó por varias localidades de Ciudad Real en las que se dividió el recorrido y que en un principio era superar los 150 kilómetros.

Los patrocinadores aportan un euro por kilómetro, a lo que se suman los 400 dorsales solidarios y las aportaciones particulares

Sánchez comentó que las empresas patrocinadoras aportarán “un euro por kilómetro recorrido“, a los que hay que sumar unos 400 dorsales solidarios que se vendieron, así como aportaciones particulares que se hicieron durante estas 48 horas.

El ultrafondista se mostró muy agradecido por la buena acogida y repercusión que ha tenido su iniciativa: “Antes de salir el reto ya estaba conseguido como era dar visibilidad a la ELA”.

“He tenido un motón de mensajes de apoyo y la gente se ha volcado”, añadió Sánchez, quien se mostró satisfecho por la respuesta obtenida. “Y por haber conseguido el reto, lo que no me creo ni yo”, dijo.

Sobre el reto, desveló que el peor momento fue la primera noche: “Me dormía y fui dando bandazos durante unos 15 minutos, no así el segundo día y la segunda noche; y al llegar a Corral de Calatrava tuve una pájara por el calor”.

Y se mostró además, muy contento: También por todos los que me han ayudado a conseguir este reto de permanecer durante 48 horas sin dormir, corriendo para hacer visible la ELA”, agradeció.