En Sonseca (Toledo)

El búho real que murió atrapado en una alambrada casi invisible en una finca de CLM (fotos)

Se enganchó la noche anterior y cuando la detectó un vecino ya estaba agonizando, pero al llegar el agente medioambiental había muerto

El búho real que aparece en estas espectaculares imágenes falleció. Lamentablemente. Las fotografías se tomaron el sábado 4 de octubre en una finca particular del término municipal de Sonseca (Toledo), cuando el agente medioambiental que fue en su auxilio comprobó que ya estaba muerto y que no podía hacer nada por salvar su vida.

La llamada procedió de un particular, quien vio al animal agonizando y avisó a los responsables del 112 que, a su vez, contactaron con la Central de Operaciones Provincial (COP), y de inmediato acudió el cuerpo de agentes medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM CLM).

Todo hace indicar que el búho real se enganchó durante la noche del viernes 3 al sábado 4 en la malla, ya que es un ave nocturna de gran envergadura, que no tiene un vuelo ágil, se desplaza y caza por las noches, justo cuando las alambradas son menos visibles, lo que provoca que los cerramientos sean trampas mortales para esta especie.

Al intentar aletear para salir de ahí se le cruzaron los alambres en las alas y no pudo hacer nada más. Recordemos que el búho real está incluido, dentro del Catálogo Regional de Especies Amenazadas, en la categoría de “interés especial”. Y por desgracia no es tan anormal que ocurra lo que ven en la imagen. De unos 40 centímetros de altura, de color mezclado de rojo y negro, está calzada con plumas, tiene el pico corvo, los ojos grandes y colocados en la parte anterior de la cabeza, sobre la que tiene unas plumas alzadas que figuran orejas.