Que se paralice el convenio con Madrid

La Asamblea por la Sanidad Pública pide "medidas contundentes" al nuevo Gobierno de CLM

"Si no se hacen las cosas bien estaremos en la calle como hemos estado estos últimos cuatro años"

La Asamblea en Defensa de la Sanidad Pública de Toledo se ha concentrado hoy en la Plaza de Zocodover para reivindicar que el nuevo gobierno de la región se implique y tome medidas desde el primer día que tome posesión para mejorar la sanidad en Castilla-La Mancha.

Helena Galán, a la izquierda, miembro de la Asamblea en Defensa de la Sanidad Pública y concejala de Ganemos en Toledo.

En declaraciones a los periodistas, la portavoz de la Asamblea en Defensa de la Sanidad Pública, Helena Galán, ha lamentado que en los últimos cuatro años las políticas del gobierno de Cospedal “han devastado la sanidad”, por lo que ha pedido a los que entran ahora en el gobierno que defiendan la sanidad pública, porque “sin salud, una población no trabaja ni estudia”.

“Entendemos que las arcas no van a estar muy bien, pero hay que hacer un esfuerzo para mejorar la sanidad y recuperar la que teníamos”, ha dicho Galán, quien ha añadido que se debe reforzar la Atención Primaria, recuperar los puestos de trabajo y los derechos de los trabajadores y eliminar el convenio de atención sanitaria con Madrid.

Ha advertido al futuro Gobierno de Castilla-La Mancha, del PSOE y apoyado por Podemos, que “si no se hacen las cosas bien, estaremos en la calle como hemos estado estos últimos cuatro años”.

En ese sentido, el miembro de la Asamblea Marcos Zamora ha apuntado que el nuevo ejecutivo tendrá que defender la sanidad pública, “que no olviden que el pueblo les ha votado para eso”, ha asegurado.

El concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Toledo, Javier Mateo, de Ganemos, también ha participado en la concentración a la que han asistido varias decenas de personas, y ha pedido al nuevo gobierno regional “medidas contundentes”.

“En cuestiones de sanidad no podemos dar cien días de margen, hay que tomar medidas contundentes desde el primer día”, ha asegurado Mateo, quien ha manifestado también que el Ayuntamiento de Toledo debe “ponerse al frente de la reivindicación de una sanidad pública” y “liderar la lucha por la recuperación de derechos sanitarios, sociales y educativos”.

En cuanto el nuevo gobierno tome posesión, debería adoptar “medidas urgentes con respecto a la privatización del nuevo hospital de Toledo, no solo en relación con el proyecto de obra, sino a paralizar la privatización de los servicios sanitarios tanto del hospital como de los centros de salud”, ha dicho Mateo.

Marcos Zamora, pediatra del Hospital Virgen de la Salud, ha explicado que hay cinco puntos “irrenunciables” que, según la Asamblea, debería abordar el nuevo ejecutivo.

Estos son la paralización inmediata de la privatización del nuevo hospital de Toledo, romper el convenio sanitario con Madrid porque supone reflotar hospitales deficitarios madrileños con dinero de Castilla-La Mancha.

En tercer lugar, ha pedido que paren las derivaciones a clínicas privadas de Madrid, y además, que todos los recursos sanitarios y sociales de la Diputación de Toledo pasen al sistema público y se elimine “el foco de amiguismo y enchufismo” que ha sido la institución provincial.

El quinto punto es que se reflote la Atención Primaria tras el deterioro de los últimos cuatro últimos años.