a partir de enero de 2016

La Junta e Iberdrola acuerdan no cortar el suministro durante tres meses a las familias necesitadas

Esta iniciativa se enmarca en el convenio firmado entre la Consejería de Bienestar Social y la compañía eléctrica

La Consejería de Bienestar Social e Iberdrola han firmado hoy un convenio mediante el que la empresa se compromete a no cortar el suministro eléctrico durante tres meses, a partir de enero de 2016, a las familias que no hayan pagado el servicio y estén en una situación de pobreza económica severa.

Firma del convenio.

El convenio, que han firmado la consejera de Bienstar Social, Aurelia Sánchez, y delegado Comercial de Iberdrola para Castilla-La Mancha, Antonio Armengot, es una de las dos medidas contempladas en el Plan Regional de Pobreza Energética, que beneficiará a una población diana de unas 10.000 familias.

Con su suscripción, Iberdrola no solo se compromete a no cortar el suministro durante tres meses sino a colaborar en el asesoramiento para la eficiencia energética, es decir para el ahorro energético a los hogares o a las familias que sean susceptibles de estas ayudas.

Sánchez ha dicho que la firma de este convenio es muy importante para el desarrollo del Plan Regional de Pobreza Energética, pero también para la propia empresa, dentro del marco de su política de responsabilidad social corporativa

Por una parte, se consigue que no se corte el suministro energético durante los meses de invierno a ninguna familia de Castilla-La Mancha a las que suministre Iberdrola y por otra asesorar a familias en eficiencia energética, ha subrayado.

La titular de Bienestar Social ha añadido que en muchas ocasiones las familias que se encuentran en una situación de pobreza extrema son las que menos medidas de ahorro energético tienen en sus domicilios.

Sánchez ha confiado en firmar un convenio similar en los próximos días con el resto de empresas suministradoras de Castilla-La Mancha para poder cumplir los objetivos del Plan Regional de Pobreza Energética, que comenzará a aplicarse a partir de enero de 2016, cuando las compañías eléctricas realizan los cobros, aunque podría cambiarse con arreglo a las circunstancias meteorológicas.

En este sentido, ha precisado que estos convenios son la segunda de las medidas contempladas en el plan, junto a la concesión de una ayuda económica de emergencia para todas las familias que se encuentren en una situación de pobreza energética severa y sobre todo a las que tengan hijos a su cargo.

Ha recordado que la primera medida se va a gestionar en colaboración con Cruz Roja y que contempla la entrega de ayudas únicas de 150 euros para todas las familias que se encuentren en una situación de pobreza severa.

Estas ayudas, así como el retraso en los cortes de suministro, se concederán a familias o personas que cuenten con un informe de los servicios sociales de Bienestar Social en el que se constate su situación de pobreza.

En este sentido, Sánchez ha indicado que la población diana a la que beneficiará el plan se estima en 10.000 familias y que el Gobierno regional ha destinado a este programa el Gobierno regional es de 1,5 millones de euros.

Una buena parte de los beneficiarios serán menores, ya que aunque no se conoce la cifra exacta de niños a los que puede beneficiar se estima que las dos terceras partes de esas familias tienen menores a su cargo, ha señalado la consejera de Bienestar Social.

Sánchez ha subrayado que el plan va dirigido preferentemente a poder paliar un problema muy importante como es la pobreza infantil, porque aunque también se quiere atajar la pobreza familiar lo que se pretende fundamentalmente es “evitar que ningún niño en Castilla-La Mancha pueda pasar frío este invierno”.