La vida no puede ser un problema

La magia de la mediación o cómo solucionar un conflicto sin tirarse los trastos a la cabeza

A través de Mediacon, la Asociación de Mediación y Pacificación de Conflictos de Castilla-La Mancha

Una forma pacífica de resolver las cuitas que mantiene con sus vecinos, con su ex, con su examigo (que lo fue, sin ex, durante toda la vida), con su familia para resolver problemas de herencias… Con diálogo directo y cara a cara, lo que permitirá que su calidad de vida aumente porque al final se consigue, en la amplia mayoría de los casos, la paz social tan deseada por las partes pero que durante mucho tiempo han sido incapaces de alcanzar.

Irene Gil, Ana Isabel Virtudes, Inés Cañizares, Maite Delgado, Gema María de Lucas e Isabel de la Fuente.

Todo ello se resume en una sola palabra: mediación. ¿Y a quién acudir? Pues a Mediacon o, para que nos entendamos, la Asociación de Mediación y Pacificación de Conflictos de Castilla-La Mancha, que no tiene ningún ánimo de lucro, depende del Ministerio de Justicia y promueve la igualdad, esto es, no hay vencedores ni vencidos, las partes son las que negocian directamente y se preocupan de buscar la solución adecuada.

UNA FORMA DIFERENTE DE SOLUCIONAR LAS ETERNAS DISPUTAS QUE SE ENQUISTAN

O, lo que es lo mismo, una forma diferente de solucionar las eternas disputas, que en muchos casos se enquistan, sin pasar por el juez (en ocasiones es éste quien deriva los pleitos a la mediación), que lleva tres años funcionando en la comunidad autónoma y cuyo proyecto piloto empezó con tres juzgados, tal y como cuenta la presidenta de Mediacon, Maite Delgado, a encastillalamancha.es. Ahora, a punto de finalizar 2015, ya trabajan con los siete Juzgados mixtos, con dos Penales y con el Mercantil, todo ello en Toledo.

Divorcios, separaciones de parejas de hecho, modificación de medidas paterno-filiares, liquidación de bienes gananciales, herencias, amenazas, hurto, injurias, quebrantamiento de los deberes de custodia, coacciones, apropiación indebida…

GANAR-GANAR

Todo ello atendido por los mediadores y mediadoras, profesionales especialistas en técnicas de resolución de conflictos. Dirigen el proceso, facilitan el diálogo y proporcionan al ciudadano las herramientas necesarias para gestionar el problema de la mejor manera y generando un clima a las partes para que ellas mismas sean capaces de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas. Que definen como “ganar-ganar”, ninguno pierde.

Desde 2012 y hasta el primer semestre de 2015 el porcentaje de acuerdos alcanzado gracias a la mediación ha ido en aumento. He aquí las cifras: el 62,5 por 100 en 2012; el 73,6 por 100 en 2013; el 78,9 por 100 en 2014 y el 80 por 100 en 2015.

Junto a Maite Delgado, que es jurista, trabajan Isabel de la Fuente, jurista; Ana Isabel Virtudes González, coach; Inés Cañizares, economista; Irene Gil, educadora social; y Gema María de Lucas, economista. Y con ellas hablamos.

“La esencia de la mediación es evitar el proceso judicial, resolver los conflictos antes, pero lo que vemos aquí, en el servicio de mediación intrajudicial, son asuntos que ya están judicializados”. Un proceso que es completamente confidencial, por supuesto.

¿Quieren ejemplos? Pues “el de una parejita joven que tenía un hijo pequeño de 3 años y el padre llevaba unos dos años sin verle. Había siete u ocho denuncias, cada vez que él iba a ver a su hijo y no podía, denunciaba, fueron derivados por el juez, vinieron aquí y el padre comenzó a ver, de forma progresiva, a su hijo. Después de dos años sin verlo. Se archivaron las denuncias y se modificó la sentencia que tenían gracias a que llegaron a un acuerdo”.

“LLEGAN MUY QUEMADOS Y CABREADOS, IMPOTENTES, LES AYUDAMOS A SOLTAR LO QUE LLEVAN DENTRO”

Escuchan a las partes, se ponen a su disposición, se implican, tratan de pacificar el dolor de las partes… “Llegan muy quemados y cabreados, impotentes, y les ayudamos a soltar lo que llevan dentro para que podamos empezar a trabajar…”.

Hasta Mediacon acuden clientes de todo tipo, “gente pública incluso, te sorprenderías (le dicen al periodista), que salen en los papeles y en la prensa digital. Y te vamos a decir más: han llegado a acuerdos”.

El problema, que no tienen ubicación fija. Cuentan con la inestimable ayuda del juez decano de Toledo, Juan Ramón Brigidano, quien les ha cedido la Biblioteca de los Juzgados de la capital regional para que la ocupen a diario. Pero necesitan un local donde poder gozar de la independencia laboral que requieren. Aviso para navegantes.

LOS ABUELILLOS A QUIENES UNA CALDERA LES ENEMISTÓ HASTA QUE…

Todavía recuerdan el caso de los abuelillos que vivían en la misma urbanización y se habían enfadado por un quítame allá esas pajas, un asunto referente a una caldera y la comunidad de vecinos. “Estuvieron con nosotras, se dijeron sus cosas y a raíz de ello al final hasta se comunicaban. ¡Antes ni se hablaban!”.

Igual que el problema de los perros en las comunidades de vecinos cuando ladran y repercuten directamente en sus dueños, los ruidos que hace el vecino del cuarto y no deja dormir a la del primero, el que se ducha a las cinco de la mañana porque tiene que irse a trabajar y hace ruido que molesta al inquilino de al lado… “Aquí se escuchan y se dicen las cosas a la cara, no hablan a través de terceras personas”.

Brigidano alaba la labor de la mediación, “ellas siguen abriendo caminos”, pero tienen un pequeño gran problema: la visibilidad ante la sociedad. Esto es, que los ciudadanos sepan que existen, porque si así fuera están convencidos de que muchísimos conflictos se resolverían por esta vía.

“¡LA MAGIA DE LA MEDIACIÓN EXISTE!”

Como afirman ellas mismas: “Los conflictos tienen más de una solución”. Y Maite Delgado concluye: “Cada vez que alguien me pregunta: ¿Pero la mediación funciona? Siempre responde desde el conocimiento y la experiencia: funciona. ¡La magia de la mediación existe!”.

Si aún le ha quedado alguna duda o quiere que Mediacon le solucione ese problema enquistado desde hace tiempo, vaya a los Juzgados de su provincia e infórmese o póngase en contacto con ellas a través del correo electrónico asociacion@mediacon.es.

No se amargue la vida…