La mejor terapia

Payasos Sin Fronteras reparte sonrisas entre los niños del Hospital de Guadalajara

Los artistas recorrieron las plantas de la unidad de Pediatría, Geriatría y el Salón de Actos del Hospital de Guadalajara con malabares, juegos, globos y mucho buen humor

Payasos sin Fronteras en el área de infancia del Hospital de Guadalajara. Fotos: J. Javier Ramos González / Sescam

Porque la risa puede ser la mejor terapia, el Hospital de Guadalajara contó ayer con una animada tarde que sembró multitud de sonrisas y mucho buen humor entre sus pacientes. Los artistas Joaco Showman y Javi Malabares, de la organización Payasos Sin Fronteras, regresaron un año más con sus juegos y malabares para animar la tarde a los niños del Área de Pediatría y sus familiares y a los ancianos de la Unidad de Geriatría.

Personal de Sescam en la Unidad de Geriatría del Hospital de Guadalajara.
Actividades con las personas de la Unidad de Geriatría del Hospital de Guadalajara.

 

Los artistas comenzaron su actuación en el Salón de Actos del Hospital donde les esperaban ansiosos 60 alumnos del colegio de educación especial Virgen del Amparo, que nunca faltan a esta cita. Acompañados por sus cuidadores, los niños fueron cómplices de trucos de magia y otras actividades especialmente pensadas para levantar el ánimo.

La planta de Pediatría fue la segunda parada del animado grupo para continuar sembrando sonrisas entre los niños que por diversos motivos no pudieron asistir al Salón de Actos. Allí los artistas repartieron globos y obsequios entre los niños y sus familaires.

Los juegos y sonrisas terminaron en la Unidad de Geriatría, en esta ocasión animando a los mayores a participar en las actividades.

Para el desarrollo de este programa, Correos y Payasos sin Fronteras cuentan con la colaboración de la Gerencia del Área Integrada de Guadalajara, con la implicación de los profesionales del Aula Hospitalaria “La Pecera” y con la presencia de voluntarios de Cruz Roja de Guadalajara.

Sonrisas, la mejor terapia de la tarde en Guadalajara

El objetivo de este programa, que cumple ya 19 ediciones, es proporcionar apoyo emocional a los ingresados del hospital a través de los beneficios de la risa y un ambiente donde reina el buen humor. Su repercusión es especialmente importante para mejorar la calidad de vida de niñas y niños ingresados en el hospital, personas con discapacidad, menores de centros de acogida y menores que viven con sus madres en instituciones penitenciarias.

Uno de los artistas que recorrieron los pasillos del Hospital.
Uno de los artistas que recorrieron los pasillos del Hospital.