Desgranamos el proyecto de recuperación integral del río Tajo

¿Se imaginan una Talavera con bosques, playas y un Tajo navegable? (fotos)

La idea partió de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche y el proyecto corre a cargo del estudio de arquitectos Burgos&Garrido, el mismo que desarrolló “Madrid Río” en el Manzanares de la capital española. El objetivo fundamental es la recuperación integral del Tajo y del Alberche a su paso por Talavera, un anhelo de muchos vecinos de la ciudad de la cerámica pero que tienen en mente desde hace muchos años los dos fundadores de la Plataforma, Miguel Ángel Sánchez y Miguel Méndez-Cabeza.

Proyecto que se licitó durante el mandato del alcalde socialista José Francisco Rivas y que se ha terminado en la del “popular” Gonzalo Lago. Otra cuestión es que al final se lleve a cabo, porque eso ya es harina de otro costal.

Porque ahora que Talavera ha estado a punto de tener un medallista olímpico en piragüismo… A Paco Cubelos nos referimos.

Lo que les vamos a contar forma parte del documento hecho por la Plataforma y que es previo a la elaboración del Plan Director, documento en el que a la postre se definen las líneas básicas de lo que sería un cambio sustancial de una zona muy importante para la ciudad.

Entre la información con la que trabajó la Plataforma se encuentra el documento “Contested Waters: The Tajo River in Spain”, que fue presentado en 2008 por la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard y donde los autores de la propuesta participaron como consultores.

Un proyecto que es “una oportunidad para Talavera, que ha de actuar como un resorte para relanzar la ciudad y sus expectativas de futuro, a la vez que hacer ciudad, con mayúsculas”.

UN PARQUE PERIURBANO, UNA TARJETA DE PRESENTACIÓN, RECUPERACIÓN DEL BOSQUE…

“Estamos ante un proyecto que acude a rescatar la identidad cultural de una ciudad, a ponerla en valor y a hacerla usable por el ciudadano de manera individual y por la colectividad”.

¿En qué consiste? En primer lugar, se propone la realización de un parque periurbano en las márgenes derechas de los ríos Tajo y Alberche que quedaría ubicado entre los puentes de la antigua N-V sobre el Alberche y el actual Puente Nuevo ya en la zona urbana de la ciudad, quedando ubicado en el centro de la actuación el famoso puente atirantado.

La longitud de la zona de la actuación es de unos 6,5 kilómetros. O 235 hectáreas. Y se incorporarían, sobre los nuevos desarrollos urbanísticos propuestos en el Plan de Ordenación Municipal (POM), la creación de canales a cielo abierto, que bajen desde El Berrocal o el Canal Bajo del Alberche hasta la ciudad y hacia el Tajo, con un caudal reducido pero constante de agua limpia. En paralelo, pequeñas hileras de árboles en los bulevares que bajan hacia el río, lo que permitiría recuperar la visión de la ciudad del agua.

Sería, según los autores, “la mejor tarjeta de presentación de Talavera porque es la entrada más importante de la ciudad. Y la colocaría a la altura de las ciudades que han sabido reconvertir y enderezar su fisonomía en aras de una mayor calidad de vida de sus ciudadanos, así como de igual manera elevaría el factor atracción de la ciudad al convertirse en un referente de buen hacer paisajístico y ambiental”.

UN PARQUE CIUDADANO Y LA RECUPERACIÓN DEL BOSQUE DE RIBERA

En la propuesta se incluye la realización de un parque ciudadano con distintos sectores de aprovechamiento y siempre con la vocación de ser usado por los vecinos. Y una parte emblemática sería la recuperación del bosque de ribera, los espacios arbolados de tamarix, olmus, salix y, especialmente, populus y fraxinus.

Bosque en el que se intercalarían zonas abiertas y praderas, caminos para peatones y ciclistas, auditorio, restaurantes, cafeterías y, por supuesto, “reservándose zonas concretas para el bosque tupido característico del propio Tajo.

EL AGUA DEL TAJO HA DE SER APTA PARA EL BAÑO Y SE RECUPERARÍAN LAS PLAYAS

Como lo leen y aunque les parezca, a día de hoy, increíble. Porque en el documento se perfila que si los parámetros del agua circulante por el Tajo no son los adecuados, “se ejecutarán actuaciones de depuración terciaria del propio río a la entrada del término municipal, especialmente en los meses de uso de las playas”.

Y, muy importante, se fijaría “un caudal mínimo en la zona de unos 25 metros cúbicos por segundo en los meses estivales”. Además de “recrear playas a la propia orilla del río, recuperando la de Los Arenales, integrando quioscos, espacios deportivos y zonas de juegos para niños. Junto con piscinas artificiales, naturalizadas e incorporadas a la propia ribera e integradas en el bosque de ribera que avanza hacia el Tajo”.

Por supuesto, “la navegación del río ha de ser posible, tanto para usos deportivos como para los propios ciudadanos”.

Un diseño, en general, “que ha de tener una utilización alta por parte de los ciudadanos, no limitada por las estaciones del año”. De ahí que el diseño propuesto ha de contemplar auditorios al aire libre que propicien el uso nocturno en los meses estivales, espacios abiertos para conciertos y deportes al aire libre. “En ningún caso han de crearse espacios restringidos, el objetivo es que el ciudadano reclame el espacio y los ríos como suyos”.

“UNA OPORTUNIDAD PARA INTEGRAR EL RÍO EN LA HISTORIA MODERNA DE TALAVERA”

Los autores entienden que “estamos ante una oportunidad de integrar el río, no como un residuo o un sobrante de aprovechamiento, sino de articular un crecimiento armónico con el entorno por primera vez en la historia moderna de Talavera”.

O, lo que es lo mismo, “estamos ante un ejemplo demostrativo de alcance internacional, donde la recuperación de un río sirve a su vez a la recuperación de una ciudad, en sus facetas económica y social”.

PORQUE EN LA ACTUALIDAD HAY ESCOMBROS, VERTIDOS…

Todo lo anteriormente expuesto choca frontalmente con la realidad, que es muy diferente. “Es notorio el alto grado de degradación de las riberas de los ríos Tajo y Alberche. El bosque de ribera ha desaparecido prácticamente hasta el propio talud de los ríos; existen puntos de vertidos de aguas residuales, tanto urbanas como industriales; y de igual manera se vierten escombros, residuos urbanos…”.

Después de lo que han leído, ¿piensan que alguna vez será posible que Talavera tenga bosques, playas y se pueda navegar por el Tajo?

Saquen sus conclusiones ustedes mismos.

PINCHE EN LA IMAGEN SUPERIOR PARA VER CUATRO FOTOGRAFÍAS