El edil afirma que fue él quien sufrió un intento de agresión

Acusan al concejal del PP en Enguídanos de agredir a un ecovigilante con una navaja

Desde el PSOE de la localidad indican que el representante de los "populares" llegó a amenazar con una navaja y a forcejear con el ecovigilante cuando, afirman, se encontraba "bajo los efectos del alcohol"

El PSOE de Enguídanos ha acusado al único concejal del PP en esta localidad conquense de intentar agredir, con una navaja y bajo los efectos del alcohol, a un vigilante del paraje de Las Chorreras, mientras que el edil ha presentado una denuncia en la que afirma que fue él quien sufrió un intento de agresión por parte de un concejal socialista.

El incidente se produjo el pasado 30 de julio y el vigilante recibió heridas por esta presunta agresión, según ha indicado el PSOE de Enguídanos en nota de prensa.

La agrupación socialista de este municipio sostiene que el concejal ‘popular’ “increpó y discutió” con uno de los ecovigilantes del Monumento Natural de Las Chorreras, al que llegó a amenazar con una navaja y a forcejear con él cuando el edil se encontraba, afirman, “bajo los efectos del alcohol”.

El vigilante resultó herido con golpes y “pequeños cortes” en el brazo y el antebrazo, producidos presuntamente por la navaja, y acudió al Centro de Salud de Campillo de Altobuey, y el edil ‘popular’ fue denunciado, según estas fuentes, ante la Guardia Civil.

Sin embargo, el concejal del Partido Popular de Enguídanos sostiene que fue él quien sufrió un intento de agresión mientras hacía fotos del aparcamiento del Monumento Natural.

En un comunicado enviado a los medios, junto con la denuncia, el concejal asegura que el ecovigilante le arrebató el teléfono de las manos de un tirón, argumentando que no podía hacer fotos allí y que avisó al teniente de alcalde, del equipo de gobierno socialista, que durante la discusión “intentó propinarle dos patadas, una de ellas a la altura de la cabeza” y que pudo esquivar.

Afirma además que el edil socialista le prohibió “volver a pasar al aparcamiento”, una zona pública, “sin su permiso”, y que se marchó del lugar cuando le devolvieron el móvil.