Hay 12 detenidos

Desarticulado un grupo criminal que robó en viviendas de Albacete, Toledo y Guadalajara

Los integrantes de esta organización, de nacionalidad colombiana, estaban especializados en robos con fuerza en interior de domicilios y no dudaban en emplear la violencia si encontraban a los moradores

Una de las detenciones efectuadas por la Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 12 personas pertenecientes a una organización criminal compuesta por individuos de nacionalidad colombiana que estaba especializada en robos con fuerza en interior de domicilios y que no dudaban en emplear la violencia si encontraba a los moradores en las viviendas. Los arrestados, que contaban con un alto grado de especialización, han sido detenidos en Alicante y en la localidad de Molina del Segura (Murcia).

Los miembros de la organización se encontraban muy activos y tenían una gran movilidad geográfica ya que los robos los cometían por todo el territorio nacional. Hasta el momento se han esclarecidos robos perpetrados en las provincias de Madrid, Albacete, Toledo, Guadalajara, Castellón y Alicante.

Además se han realizado cinco registros domiciliarios donde los agentes han intervenido gran cantidad de objetos robados y herramientas y utensilios para perpetrar los robos.

Según informa la Policía Nacional en una nota de prensa, la investigación tuvo su origen en una actuación policial acontecida a finales de febrero de este año. En esa fecha agentes del Grupo de Motos de la Unidad de Prevención y Reacción UPR de Alicante sorprendieron a tres personas saliendo de un portal de un bloque de viviendas en el que acababan de fracturar los bombines de tres domicilios de dicho inmueble. Entre sus pertenencias, los agentes encontraron material del utilizado para perpetrar robos con fuerza en domicilios.

Tras la detención fueron puestos a disposición judicial quedando en libertad. No obstante, este acontecimiento no pasó desapercibido para los investigadores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante, que pusieron el foco de sus pesquisas en estas personas, con el fin de desentramar si formaban parte de un grupo criminal más amplio e investigar cómo desarrollaban su presunta actividad delictiva.

Pronto los policías pudieron comprobar cómo los detenidos integraban una organización de mayor tamaño y que varios de sus miembros ya ha habían sido detenidos anteriormente en Panamá por nueve asaltos a viviendas, formando parte de una banda delincuencial denominada “Los marcados”, por los tatuajes que lucían en su anatomía. Ahora, el presunto cabecilla de la banda, también detenido en la operación, se había trasladado a Alicante, donde había rehecho su organización y presuntamente continuaba con su actividad delictiva.

Tras recabar toda la información relativa a los presuntos asaltantes, durante estos meses se ha desarrollado una complicada investigación que ha conseguido desarticular la organización criminal compuesta por 12 miembros, siete varones y cinco mujeres, todos ellos de nacionalidad colombiana, dedicados presuntamente al asalto de viviendas.

Llegaron a amenazar con armas blancas a los propietarios de las casas

Para estos robos su método preferido era la fractura o la extracción del bombillo de la puerta. Los detenidos presuntamente se introducían en los portales y recorrían las plantas del edificio, preferentemente en horario laboral con el fin de encontrar inmuebles que estuvieran vacíos. Una vez localizados, procedían a la fractura o la extracción del bombín de la puerta principal de vivienda, utilizando para ello herramientas muy específicas como el conocido “pico de loro”, tornillos autoperforantes y extractores de cilindros de campana o bombines. Una vez lograban acceder a los domicilios, robaban cualquier objeto de valor que encontraban, preferentemente joyas, dinero y objetos de valor de fácil transporte, pero también ordenadores y robots de cocina.

En el caso de encontrarse con los moradores de la vivienda en el interior de los domicilios no desistían de su empeño, empleándose con gran violencia para conseguir su objetivo, llegando en varias ocasiones a amenazar con armas blancas a los propietarios de las casas.

De forma paralela los agentes habían centrado cinco domicilios, cuatro de ellos en Alicante y el último en Molina del Segura (Murcia), viviendas de los miembros de la organización que fueron objeto de registro.

En dichos registros se han intervenido gran cantidad de piezas de joyería, unos 70 relojes, algunos de alta gama, bolsos, estilográficas y plumas de marcas de lujo, ordenadores portátiles y material electrónico, 5000 euros en efectivo y unos 30 terminales móviles.

Los detenidos con edades comprendidas entre los 19 y 45 años -acusados de los delitos de robo con fuerza-violencia en interior de domicilio, receptación y pertenencia a organización criminal- han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción de Alicante y Molina del Segura (Murcia).