En total, 11 arrestados, incluidos los responsables

Un detenido en Toledo tras desmantelar en Valencia uno de los mayores laboratorios de cocaína en Europa

El laboratorio estaba en El Puig (Valencia), donde una persona lo cuidaba las 24 horas del día y ni siquiera salía a por víveres

En total se produjeron 11 detenciones

Una persona ha sido detenida en la provincia de Toledo (además de cuatro en Valencia, tres en Madrid y una en Valladolid, Pontevedra y Vigo) como uno de los encargados de la logística e infraestructura que daban cobertura a uno de los mayores laboratorios de procesamiento de cocaína de Europa, tal y como ha informado la Dirección General de la Policía.

En total han sido 11 las personas detenidas, incluidos los principales responsables de la organización. El laboratorio estaba en El Puig (Valencia), se han practicado 10 entradas y registros de inmuebles y se han incautado unos 8.500 litros de diversas sustancias químicas, de difícil adquisición, destinadas a la elaboración del clorhidrato de cocaína.

Se iban a obtener más de tres toneladas de cocaína

Se han interceptado, además, 12 contenedores de torta/harina de palmiste en el puerto de Marín (Pontevedra), producto en el que enmascaraban el estupefaciente para superar los controles aduaneros y sanitarios y que, una vez procesados, se ontendrían la nada despreciable cantidad de más de tres toneladas de cocaína.

Una organización compuesta por ciudadanos españoles, colombianos y albaneses. El objetivo último consistía en llevar a cabo la obtención y posterior distribución de droga y para ello contaban con una amplia estructura empresarial que se encargaba de importar contenedores de torta de palmiste.

E incluso se traían químicos o “cocineros” desde Latinoamérica para instruir a la organización y mostrarles la elaboración o “cocinado” de la droga. De hecho, la organización que proveía en origen envió hasta en tres ocasiones a un pareja de ciudadanos colombianos para comprobar la estructura empresarial en España y negociar porcentajes y beneficios a repartir una vez que la droga fuera extraída y distribuida.

Cuando los agentes de Policía detectaron la llegada de 10 contenedores del puerto de Marín (Pontevedra) con mercancía ilegal y entre ellos uno en el que iba la cocaína, establecieron un fuerte dispositivo con 100 agentes y procedieron, de forma simultánea, a la detención de las citadas 11 personas, además de registrar 10 inmuebles, entre ellos el chalé de El Puig donde estaba el laboratorio.

Un laboratorio en el que había una persona durante las 24 horas del día, sin abandonar el lugar ni para abastecerse de víveres, que le eran facilitados por otro miembro de la organización. Un chalé aislado de las grandes ciudades y sobre el que se dispusieron grandes medidas de seguridad.

Los principales responsables de la organización vivían en un chalé de lujo en la Costa del Sol, desde donde coordinaban todo el proceso de la venta y distribución de la droga.