Cuatro detenidos en Albacete

Un toledano, entre las víctimas de una extorsión sexual por internet

En un primer contacto, generalmente con una mujer, compartían con ellas datos personales y luego otro miembro del grupo usaba esa información para pedir al menos 15.000 euros y, si no pagaba, les amenazaban con causarle daño a ellos o a sus familia o con difundir el encuentro que habían mantenido

Al menos había una víctima de Toledo y otra de Castellón.

Cuatro individuos han sido detenidos en Albacete como presuntos autores de tres delitos de extorsión cometidos a a través de internet. Una de sus víctimas es de Toledo (junto a otra de Castellón) y todo comenzó cuando los arrestados publicaron en diferentes páginas de internet anuncios en los que ofrecían encuentros de carácter sexual. Así es como lograron contactar con las víctimas, tal y como ha informado la Policía Nacional.

Tras mantener un primer contacto, que era generalmente con una mujer, las víctimas compartían con esta datos tanto personales como de su familia, bien los cumpleaños de sus hijos, fechas de eventos familiares importantes, fotos…, pensando que era una relación sincera. Pero en realidad era una práctica típica de una fase de “ingeniería social” a través de la que obtenían información confidencial mediante la manipulación de la propia víctima.

Extorsión sexual amenazándoles con causarle un daño grave a él o a su familia

Información que más tarde era utilizada por otro individuo del grupo criminal, que era el encargado de utilizarla para extorsionar a las víctimas. ¿Cómo? Pues les amenazaban con causarle un daño grave a él o a su familia, o bien con difundir el encuentro que habían mantenido si no pagaba una cantidad que rondaba los 15.000 euros.

Dinero que pagaban pero, como se pueden imaginar, no dejaba satisfechos a los extorsionadores, porque después de este primer pago le exigían otro más bajo las mismas amenazas, hasta que la inquietud y la desesperación llevaban a las víctimas a denunciar los hechos ante la Policía.

Ahí fue cuando los agentes descubrieron todo. Los detenidos eran los titulares de los teléfonos móviles o de las cuentas bancarias que se usaban para amenazar o consumar las extorsiones, e incluso en algunas ocasiones utilizaban pseudónimos para identificarse ante las víctimas.

Una investigación de la que ya están informados los Juzgados de Toledo y de Castellón, además del de Albacete. Los mismos delitos también se les imputa a otras dos personas, además de los cuatro arrestados, quienes en la actualidad se encuentran en la cárcel cumpliendo condenas por otros hechos.