César del Río

Solo la Justicia puede pararlo

Siempre hay una excusa para traicionar al Tajo

Yo no tengo ninguna confianza en que nadie pare de una vez por todas el trasvase Tajo-Segura, porque así llevamos cuatro décadas y muchos años de protestas. Esta sentencia aclara un poco la situación, pero no el agua, que sigue infecto, contaminado y apenas agoniza porque está más que muerto