Cuenca

La justicia archiva la querella criminal de Benjamín Prieto contra 13 bomberos

Para CCOO supone un "triunfo importante frente a una situación abiertamente injusta sufrida por estos trabajadores", los cuales difundieron un video en redes sociales en el que discrepaban y se manifestaban contra el procedimiento del despido de un compañero 

Benjamín Prieto. Foto - Rebeca Arango

La Audiencia Provincial de Cuenca ha acordado el sobreseimiento de la causa por la que el anterior presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, se querelló con 13 trabajadores del servicio provincial de Bomberos de Cuenca, una querella criminal por calumnias que ahora la justicia archiva.

Para CCOO Cuenca y la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO supone un «triunfo importante frente a una situación abiertamente injusta sufrida por estos trabajadores», los cuales difundieron un video en redes sociales en el que discrepaban y se manifestaban contra el procedimiento del despido de un compañero.

Según informa el sindicato en una nota de prensa, dicho auto -frente al que no cabe recurso- establece que, en el proceder de los bomberos, no sólo no hubo conducta delictiva alguna, sino que no se emplearon ni expresiones vejatorias ni imputaciones que excedan de los límites de la libertad de expresión.

«Tras el claro pronunciamiento de la audiencia, entendemos que deben decaer de manera inmediata los expedientes disciplinarios abiertos a estos trabajadores por la difusión de dicho video y que actualmente, pese a estar en suspenso hasta que finalizase la causa penal, proponen sanción por falta muy grave que puede llevar consigo incluso el despido; algo que se recalca repetidamente en el seno de la instrucción que se practicó en su momento», señalan desde Comisiones Obreras.

La resolución judicial aludida ha sido dictada la misma semana en que se han conocido las declaraciones de Benjamín Prieto en Fitur 2019 en las que afirmaba lo siguiente: «Hostia macho, mira todos los rojos que se sientan delante porque vienen todos a cumplir… Sinvergüenzas, falsos», se oye decir a Prieto ante un micrófono que pensaba que estaba cerrado.