Dejan fuera el impacto que genera el trasvase en situaciones de sequía

El trasvase Tajo-Segura se quedará fuera del Plan de Sequía de la CHT, según Ecologistas

Ecologistas en Acción cree que el Ministerio no considerará al trasvase dentro de los sistemas que provocan mayor estrés hídrico en la cuenca, lo que significa dejar fuera de la evaluación una cuarta parte de las demandas de la cuenca

Reunión del Consejo del Agua del Tajo.

Ha sido uno de los temas más recurrentes del año, objeto de denuncias, críticas y confrontaciones. Ahora, Ecologistas en Acción denuncia que no se incluirá al trasvase Tajo-Segura ni en el Plan Especial en Situación de Alerta y Eventual Sequía que se aprobará en 2018, ni tampoco en el Pacto Nacional por el Agua. O al menos, las propuestas que se hacen en cuanto al impacto que éste genera «tanto en situaciones de sequía como en la sobreexplotación por incremento de las demandas en las cuencas del Tajo».

Así lo explica la agrupación ecologista de Toledo, que subraya que, tras la reunión del Consejo del Agua del Tajo que se celebró ayer en Madrid, «quedó de manifiesto que el Ministerio no tiene intención de considerar al trasvase dentro de los sistemas que provocan un mayor estrés hídrico en la cuenca«. Es, decir, que no se incluirá al trasvase como factor de generación de situaciones de sequía y falta de caudales en la cuenca del Tajo.

No se incluirán las demandas generadas por el trasvase

Esto se traduce en que no se incluirá al trasvase las demandas que se analizan, dentro de las situaciones de sequía. Se quedan fuera de las demandas «que genera el trasvase», cuenta Miguel Ángel Hernández, de Ecologistas en Acción. Por ello, se cree que volverán a reducirse caudales mínimos, como ya ocurrió en 1995, algo que supone «un traje a medida» para la activación de trasvases.

Por lo tanto, el Plan de Sequía, de esta manera, estaría supeditado en la cabecera a las disposiciones que se hagan del trasvase -es decir, a las disposiciones del Levante-, en vez de a las necesidades de la cuenca del Tajo.

IMG-20171212-WA0006
Reunión del Consejo del Agua del Tajo celebrada en Madrid.

 

Desde la propia Confederación Hidrográfica del Tajo consideran que «toda la cuenca se encuentra en estado de prealerta por sequía», según se explica en nota de prensa. El presidente de la CHT, Juan Carlos de Cea, ha advertido que, incluso, algunos sistemas se encuentran en emergencia y alerta -entre ellos, Entrepeñas y Buendía-, y por lo tanto ha insistido en que se revise el vigente Plan (lo que se llevará a cabo en 2018, previsiblemente).

Aun así, Ecologistas critica que el Mapama habría omitido de sus cálculos la presión hídrica que produce el trasvase, y que «la propia CHT cifra en un promedio de 450 hectómetros cúbicos al año, de los cuales más de tres cuartas partes se destinan a regadío», estima la organización. Por lo tanto, se dejaría fuera de la evaluación, «una cuarta parte de las demandas totales de la cuenca, pero más del 80 por 100 de las de cabecera».

¿En qué consiste esta revisión del Plan Especial de Sequía?

Según explica la CHT, la revisión del plan potenciará el vigente sistema de indicadores que permiten diferenciar con claridad las situaciones propias de sequía de las de escasez, así como mejorar las acciones y medidas a adoptar para luchar contra la sequía.

Así, cada demarcación hidrográfica consultará públicamente la revisión del Plan, para aportar sugerencias, cambios…

Pacto Nacional del Agua

De este modo, la organización ecologista también ha criticado que el Pacto Nacional del Agua que se negocia, tiene un planteamiento que está lejos «de atacar los problemas de sobrexplotación y mal estado de las masas de agua, de falta de ahorro y de ausencia de aprobación de caudales ambientales», según explican en nota de prensa.

En el Pacto se atenderán los «déficits estructurales de algunos territorios», para lo que se establecen «interconexiones dentro de la misma cuenca y el aporte de recursos de otras cuencas -trasvases», algo que, se estima en el proyecto, «pueden ser una necesidad si se quieren mantener las demandas de agua». Es decir, que el Pacto incluye el trasvase Tajo-Segura de forma explícita.

Por lo tanto, explican que si se aprueba este documento, las aspiraciones de reconsideración de las demandas que «sobrexplotan al Tajo», y en particular, sobre el trasvase, «serían inviables».