Con un volumen de negocio "apreciable"

Entre 7 y 10 bodegas presuntamente fraudulentas en CLM por chaptalización, según Asaja

Asaja denuncia un presunto fraude por chaptalización del vino en Castilla-La Mancha, técnica que consiste en añadir sacarosa u otros productos similares al vino, en estado de fermentación, con el objetivo de alterar el producto y aumentar la graduación alcohólica de este

José María Fresneda.

El secretario general de Asaja en Castilla-La Mancha, José María Fresneda, ha denunciado esta mañana el presunto fraude por chaptalización del vino que se cometería por parte de cerca de una decena de bodegas en Castilla-La Mancha, bodegas a las que ha denominado «piratas» debido a la modificación del ciclo de fermentación del vino con el objetivo de adulterar la graduación alcohólica. El enfado de la organización llega hasta tal punto que el propio Fresneda espera «que la semana que viene se estén cerrando bodegas en Castilla-La Mancha» por estas prácticas, según ha puntualizado.

En rueda de prensa desde la sede provincial de Asaja en Toledo, Fresneda ha lanzado este llamamiento para que las administraciones «reaccionen» y se proceda a dar los nombres de las empresas, para llevar a cabo una denuncia por presunto fraude. «Se está aplicando la práctica de la chaptalización en unas siete a nueve bodegas», ha explicado Fresneda, sobre las que ha dicho que «están identificadas», aunque no ha procedido a dar los nombres de las entidades, ya que es algo que corresponde «a la Consejería», según ha reiterado.

Entidades con un volumen de negocio apreciable

Sobre estas entidades, lo único que ha podido concretar el secretario regional ha sido que se trataría de bodegas que comercializan una cantidad de vino «suficientemente apreciable», tal y como ha señalado. «Las bodegas y cooperativas han hecho un esfuerzo ejemplar», ha subrayado, a pesar de que existan «piratas que quieren reventar el sector», según el secretario de la organización agrícola.

«El consejero nos las dará por escrito», ha considerado el secretario regional de la organización, y ha vuelto a pedir la ayuda de la Consejería y de las organizaciones del sector para acabar con este presunto fraude que «empaña el proceso del sector vitivinícola» en Castilla-La Mancha. Según Fresneda, estas bodegas estarían ya sometidas a diversas inspecciones, ya que es algo que aún se produce. «Lo hemos comprobado y sabemos qué empresas traen el producto hasta aquí», ha señalado.

Asaja admite tener información «suficiente» como para llevar a cabo una denuncia, pero emplaza a las administraciones a que den el paso para que se pueda «poner al vino en el lugar que ocupa», y así se resuelva «este problema», según ha sentenciado. La información, en la que han trabajado varios técnicos de la organización, tal y como ha detallado el secretario regional, será aportada junto a diferentes pruebas a la Consejería, con el objetivo de «evitar que ese vino entre en el circuito», ha señalado tajante.

La información sobre las entidades estaría en manos de la Administración regional, según Asaja

De esta forma, Fresneda ha explicado que la práctica de la chaptalización ha sido muy denunciada últimamente por diferentes organismos, aunque se trata de una modificación que «no la hacen las cooperativas». Ha pedido, literalmente, «poner patas arriba esta situación». Sobre esta presunta piratería del vino, el secretario regional de Asaja ha explicado que se trata de una modificación mediante sacarosa del ciclo de fermentación del vino, con lo cual se produce un aumento del grado alcohólico.

La Consejería de Agricultura tiene potestad sancionadora ante la chaptalización

La chaptalización sirve «para tirar los precios», según Fresneda, ya que a las supuestas bodegas «les cuesta muy poco utilizar los productos, en vez de otros como el mosto concentrado». Por lo tanto, desde Asaja piden «contundencia» a la administración regional y ha concretado que ya se ha hablado con el Ministerio de Agricultura y Pesca sobre el asunto.

Ante la información ofrecida, también ha pedido a las administraciones que fomenten una mayor analítica para erradicar esta práctica, analíticas que, admite, «ccuestan trabajo». No se puede identificar un vino «chaptalizado» debido a que «no hay una diferenciación ni en boca ni en la botella», aunque ha admitido que es algo que se conoce en todo el sector, así como el nombre de las entidades que presuntamente estarían llevando a cabo la práctica en la región.

Finalmente, Fresneda ha vuelto a pedir que la «potestad sancionadora actúe», y se ejerzan las responsabilidades que vienen asumidas «por ley», por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha.