Recibió el premio "Nunca es tarde"

Excelentes 2019: La máquina del tiempo, así ha sido la vida de Cipriano González

Nacido en los duros años de la Guerra Civil en el municipio de Menasalbas (Toledo), tuvo que marcharse para ser fraile y restar una boca que alimentar en su familia. Desde ese momento se forjó el carácter solidario y caritativo que ha ayudado a miles de personas en la ciudad de Toledo. Pasó hambre y ha empeñado su vida en remediar que lo sufran otros si él puede llegar a ellos. Fue Premio Excelentes 2019 de encastillalamancha.es

Cipriano González, en el momento de recoger uno de los premios Excelente 2019 otorgado por ENCLM. Foto - Rebeca Arango

Cipriano González fue premio «Nunca es tarde» en la II Gala de los Excelentes 2019, organizada por encastillalamancha.es. La historia de Cipriano González, conocido como “el amigo de los pobres” está ligada a su labor realizada en la ONG El Socorro de los Pobres en la ciudad de Toledo, donde puede llevara cabo su generosidad y amabilidad con los más necesitados y su ganas insaciables de ayudar a lo largo de su vida.

La historia de Cipriano es de lo más conmovedor que vamos a conocer nunca. Nacido en la pequeña localidad de Menasalbas (Toledo), en una familia desolada por los duros años de la Guerra Civil y la postguerra, con nueve hermanos y once las bocas que debían alimentarse cada día y que pasaban hambre, Cipriano supo adaptarse a las consecuencias, disfrutando de su niñez con juegos simples y teniendo que dejar atrás a su familia.

Con la ayuda de un seminarista, vecino del pueblo, se marchó, lo hizo con el consentimiento de sus padres. De esta manera, no solo ponía rumbo a un lugar nuevo para ser fraile (Santa María de Huertas en la provincia de Soria), sino también a la que sería la vocación de su vida: ayudar a los más necesitados.

«Ayudé a una niña que era igual que una de mis hermanas»

Cipriano recuerda emocionadamente el momento en el que una niña, con unos rasgos muy similares a los de una de sus hermanas, le vino pidiendo ayuda. “Pedía leche y algo de comer”, al ver el estado de su vestimenta (estaba totalmente descuidada y con las telas pasadas por el paso del tiempo y mucho uso) y la situación tan similar a la que tenía en su casa, Cipriano decidió contactar con su madre que estaba enferma y le entregó de manera desinteresada cinco litros de leche en un barreño.

No pasó mucho tiempo, cuando el protagonista de esta bonita historia se trasladó al Convento de las Carmelitas, en Toledo. Ante las carencias económicas de su familia, decidió poner punto y final a su etapa como fraile, comenzando a trabajar en Standard Eléctrica. De esta manera, fue capaz de suministrar dinero a los suyos y cubrir sus necesidades.

Cipriano_amigo_pobres_20190712360

 

La entrevista realizada a Cipriano ha sido como el paso por un puente medio derruido, en el que cada palabra, cada paso, removía los sentimientos más íntimos y mejor guardados del “amigo de los pobres”. Emocionado, pero con una sonrisa en su cara, recuerda como unos padres de Toledo con siete hijos decidieron salir cada uno por un lado, abandonando a sus hijos y dejándoles al cargo de su abuela. Imagínense. Cipriano al saber de esta situación gracias a un compañero de trabajo, decidió ir a por ellos, ducharlos, vestirlos y alimentarlos. “Cuando los niños volvieron a casa, su abuela no los conocía”.

Pero no todas las historias que cuenta cogen vida, hay algunas que irrumpen sus sentimientos e impregnan en él un sabor amargo al que es reacio. De un modo más pausado, rememora días del pasado, momentos duros, críticos y decisivos en los que sus actuaciones fueron vitales para personas a las que hoy recuerda con dificultad sus nombres, aunque él le quite mérito.

«Los niños me llamaban padre»

Historias como la de una familia en la que desgraciadamente la madre muere, dejando a “cuatro criaturas” solas, su intervención tan valedora fue reconocida por el padre de la familia como una “presencia de Dios” y, los niños a quienes ayudaba le llamaban “padre”. Además, reconstruye un relato de verdadera necesidad, en el que una madre junto a su hija de corta edad, establecieron una tiendecita en la Estación de Ferrocarril con la que poder salir adelante. Destaca de su diálogo, el miedo que tenía la mujer cuando le dijo que le quería ayudar al no tener dónde ir.

Como el paso del Tajo por Toledo, Cipriano ha seguido hacia delante, sin cesar en el intento de ayudar a los más necesitados, apostando por la caridad en cada momento y pidiendo, “pidiendo mucho”, ha conseguido que cada año sean más las personas voluntarias que participan en la ONG El Socorro de los Pobres. En estos momentos, la organización cuenta con 60 personas los días de reparto y durante la cotidianidad de los días son siete los voluntarios que están a la espera de la ayuda de la gente con la entrega de alimentos. De una manera muy clara, asegura que “cada año se han ido sumando nuevos voluntarios”.

«Nunca he cogido dinero, solo alimentos»

Agradece el apoyo recibido por los periodistas y por todos los medios de comunicación que han hecho conocer su historia, que le han ayudado a crecer y a poder llegar a ayudar a más gente. También agradece el esfuerzo aportado de todas y cada una de las empresas que le han facilitado alimento durante todos estos años, así como a todos los particulares que se acercan a entregar comida. “Nunca he tenido dinero, nunca he cogido ni una moneda de cinco céntimos que no sea mía, siempre he estado pidiendo”. Actualmente, Cipriano lucha por cumplir su último gran sueño «la construcción de una residencia para las personas con menos recursos«.

Para concluir este relato, recordar que este ilustre ciudadano conocido por todos en la ciudad de Toledo, ha sido galardonado por diferentes instituciones. Con gran ilusión se acuerda del premio entregado en el año 1984 cuando fue nombrado toledano del año. “Toda la vida he estado ayudando a los pobres” y toda la vida ellos te lo van a agradecer. Gracias y felicidades Cipriano, eres Excelente.

César Sanz, de Hacemos video, entregó el Premio «Nunca es tarde» de los Excelentes 2019 a Cipriano González, galardón que patrocinó.

Noticias relacionadas

Excelentes 2019: Juan López: «Nunca pensaba en campeonatos, sí en salir con algún grupo sintiéndome bien»

Excelentes 2019: La historia de solidaridad de Gutiérrez y Cifuentes que casi les cuesta la vida.

ENCLM hizo entrega de sus II Premios Excelentes a los protagonistas de 17 historias de solidaridad y superación.

Todas las fotos de la Gala de los II Premios “Excelentes 2019”.

Un video de cinco minutos con el que rememorar la magia de los “II Premios Excelentes 2019”.