El caso de la chaptalización en CLM

Agricultura abre expediente sancionador a las bodegas que chaptalizan, pero no da los nombres

La administración expedió los informes de sanción a las bodegas, dentro del Plan de Trazabilidad aprobado en 2016, a pesar de que aún se sigue analizando si finalmente se darán o no los nombres de esas entidades señaladas por presunta chaptalización

Asaja denunciará a las bodegas que no ofrezcan los precios. Foto - Rebeca Arango

La chaptalización se ha convertido en una palabra muy sonada en el sector vitivinícola en las últimas semanas, cuando la campaña de vendimias solo empezaba, y ahora el caso de la decena de bodegas que presuntamente habrían cometido fraude por hacer vinos «chaptalizados» sigue abierto. Asaja y la Asociación de Empresarios Vitivinícolas de Castilla-La Mancha (Vinos CLM) instaron a la Junta a que se dieran a conocer esos nombres, aunque por parte de la Consejería de momento no se ha producido ningún cambio de registro.

Según han informado fuentes de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural a este periódico, el Plan de Trazabilidad que comenzó en la pasada campaña de vendimia consiguió detectar a la decena de bodegas castellano-manchegas que habrían alterado el proceso de fermentación de sus vinos, mediante esta técnica conocida como chaptalización.

El fraude se conoció por el Plan de Trazabilidad

Dentro del sector vitivinícola, o bien se conocen o bien se intuyen cuáles pueden ser estas empresas dedicadas a la producción y venta de caldos, que han sido señaladas, aunque por el momento esas intuiciones solo se han quedado en los círculos internos de cooperativas, asociaciones y otros colectivos. Asaja y Vinos CLM «pusieron la pelota», por decirlo de alguna manera, en el tejado del consejero Francisco Martínez Arroyo, e incluso se instó a cerrar esas empresas.

Hoy, los gabinetes jurídicos continúan, según la Consejería, trabajando con los expedientes sancionadores interpuestos a las bodegas desconocidas, aunque por el momento la Administración no va a dar nombres ni lo va a hacer público, tal y como han aseverado a encastillalamancha.es.

Asaja conoció la información de las bodegas presuntamente fraudulentas por los expedientes sancionadores que se registraron conforme al Plan de Trazabilidad, encargado de analizar el proceso productivo del vino en nuestra región.

El mayor temor en la Administración es perjudicar al sector vitivinícola castellano-manchego

De esta forma, según resalta la Consejería de Agricultura, el Plan de Trazabilidad «funciona», porque de lo contrario no se habrían detectado a las bodegas. La búsqueda de un vino de mayor calidad en la región es meritoria de un cambio de mentalidad, tanto en los viticultores como en los productores. Con la chaptalización se ha conseguido vender vino con una fermentación más rápida y con mayor graduación de alcohol, debido a la alteración del proceso.

Aún así, a pesar de que los informes de sanción a las entidades, tal y como afirman desde la Consejería, existen y fueron comunicados a las bodegas, no ha existido ningúna noticia que venga a decir simplemente una cosa: este vino está hecho en Castilla-La Mancha y no cumple unas normas en materia de trazabilidad.

Solo son 10 bodegas en un sector que acumula más de 600 entidades. Es un número a priori muy poco voluminoso, pues no llega ni al 2 por 100 del sector, pero aún así, con este presunto fraude, ya tan sonado en toda la región y que incluso ha traspasado las fronteras, «se perjudica mucho al sector», ya que el mensaje que se da desde la Administración es el de priorizar la calidad, por lo que este sería solo un pequeño problema.

Hasta el momento no se han conocido más detalles ni sobre los expedientes de sanción a las bodegas que presuntamente habrían cometido este fraude ni las zonas de procedencia, así como los volúmenes de negocio ni de exportación, algo que sigue perjudicando a todo el sector vitivinícola ya que estas entidades señaladas siguen sin ser identificadas.