Medidas económicas

La Junta suspende planes empleo y crea ayudas a autónomos y el "cheque exportador"

La novena medida del decálogo plantea un 'cheque exportador' para las empresas por valor de 8.000 euros para que determinen dónde focalizar sus esfuerzos tras la crisis

Medidas económicas de la Junta para combatir la crisis del coronavirus

El Gobierno de Castilla-La Mancha suspenderá los planes de empleo, establecerá ayudas para los autónomos y un ‘cheque exportador’ para paliar los daños provocados por la crisis del coronavirus.

Estas tres medidas forman parte del decálogo que aprobará este miércoles el Consejo de Gobierno, según ha informado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en una rueda de prensa tras la reunión, por videoconferencia, del presidente regional, Emiliano García-Page, con los representantes de la patronal, CCOO y UGT.

Una reunión, ha apuntado, en la que han abordado la crisis por el COVID-19 que inicialmente era sanitaria y «se ha transformado también en económica», por lo que «más que nunca necesitamos estar compenetrados para adoptar medidas conjuntas», ha recalcado.

A pesar de que algunas decisiones de la comunidad autónoma dependerán de lo que establezca el Consejo de Ministros, el Gobierno regional ha informado este martes a los agentes sociales del decálogo de medidas que tiene previsto aprobar.

La primera de estas medidas, ha explicado Franco, afecta a los planes de empleo para las personas vulnerables, desempleados de larga duración, mujeres víctimas de violencia machista, personas en situación de exclusión social y del ámbito rural, los cuales quedarán suspendidos según las instrucciones que ha enviado el Ejecutivo autonómico a las entidades y ayuntamientos.

En concreto, si las entidades no han finalizado los procesos de selección o no han iniciado la contratación, no podrán hacerlo por el momento y la Junta ampliará el plazo para ello.

Ha apuntado que esta suspensión podría afectar al total de 7.750 contratos de los que ya han sido comunicados 2.832, lo que supone en torno al 36 por ciento.

En lo que respecta al Plan de Empleo de la Mujer, han sido comunicados 448 contratos del total de 685 previstos, lo que supone un 65 %.

La segunda medida del decálogo es la relativa a la simplificación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), mientras que la tercera hace referencia al Plan Adelante y, en particular, a la línea de apoyo a la inversión, que está abierta los 365 días del año y dotada de 20 millones de euros.

Según Franco, hasta ahora la Consejería ha recibido solicitudes inferiores a este volumen y los proyectos beneficiarios serán decididos por el Gobierno autonómico al tiempo que otros «se quedarán por el camino».

Por otro lado, el decálogo también incluye una medida sobre Formación Profesional para el Empleo, la cual están cursando en la actualidad 10.000 alumnos de más de 700 programas para los cuales se planificará la teleformación.

La quinta medida supondrá flexibilizar «al máximo» todas las líneas de ayudas que la Junta tiene en vigor, para evitar tanto las pérdidas de subvenciones como de reintegro o derecho de cobro por parte de las empresas, y la sexta medida implicará la incorporación de nuevos conceptos subvencionables en las políticas de estímulo económico y empleo.

En cuanto a los autónomos, la séptima medida está dirigida a este colectivo y en este sentido Franco ha señalado que independientemente de lo que decida el Gobierno de España, el de Castilla-La Mancha ya había tomado la decisión de poner en marcha ayudas por el cese de actividad para los autónomos y «redirigir» los 10 millones del Plan de Autoempleo a esta situación.

Por otra parte, el decálogo recoge una octava medida por la que el Gobierno regional pedirá al Ejecutivo central y a Europa que flexibilice los fondos Feder y el Fondo Social Europeo para que las empresas puedan recibirlos sin que tengan que mantener los puestos de trabajo como condición.

La novena medida del decálogo plantea un ‘cheque exportador’ para las empresas por valor de 8.000 euros para que determinen dónde focalizar sus esfuerzos tras la crisis, así como la décima medida supone incorporar líneas de avales para que las empresas puedan tener circulante además de una moratoria en el pago de la cuotas de financiación.

Franco ha subrayado que este decálogo no prescinde de otras ayudas o líneas de trabajo dirigidas al sector turístico, al comercio y a la artesanía.

Además, ha agradecido la «colaboración y solidaridad» de las empresas y autónomos que se están ofreciendo para, por ejemplo, ayudar a empresas pequeñas a vender por internet, así como ha trasladado que el Gobierno chino ha contactado con Castilla-La Mancha este martes para ofrecer una dotación de tres kits de material de protección.