Cientos de personas en el tanatorio

Multitudinario entierro de Roberto Bonilla, el empresario toledano muerto a los 42 años

Era hijo de María de los Ángeles Martínez, presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Toledo

Roberto Bonilla murió el 4 de noviembre a los 42 años y fue despedido por multitud de toledanos. Foto - Fedeto

Era tan conocido, pero sobre todo tan querido, que su entierro ha sido multitudinario. Lo que demuestra el afecto que se le tenía en su ciudad, Toledo. Porque esta mañana han dado sepultura a Roberto Bonilla Martínez, el empresario toledano que falleció el domingo en Madrid, hijo de una persona también muy conocida en la capital regional y en la provincia, María de los Ángeles Martínez, presidenta de la Cámara de Comercio e Industria de Toledo, una de las vicepresidentas de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) y gerente de Talleres Bonilla.

Roberto Bonilla había sido miembro de la Asociación de Talleres y Concesionarios de Vehículos de la provincia de Toledo y de la Asociación de Jóvenes Empresarios de la provincia de Toledo. En la actualidad asumía la presidencia, con carácter nacional, de la Asociación de Servicios Oficiales y Agentes Peugeot.

Si ya el lunes hubo colas en el tanatorio para dar el pésame a la familia, hoy martes han sido cientos de personas las que han querido darle su último adiós. El cuerpo sin vida de Roberto Bonilla llegó el lunes por la mañana al tanatorio de Toledo.

Durante el entierro, la gente no cabía en la capilla y hasta ocupaban los pasillos. Hasta allí se han desplazado familiares, amigos, empresarios, personalidades públicas…

Cámara de Comercio, Fedeto… Todos han querido acompañarlos

Entre las muestras de condolencia de las últimas horas, está la de la Cámara de Comercio de Toledo, quien en un comunicado ha lamentado profundamente el fallecimiento del empresario “y transmite sus más sentidas condolencias a su familia y amigos. Sirvan estas líneas de recuerdo y reconocimiento a su brillante trayectoria al frente de la empresa familiar Bonilla Motor, que regentaba junto a sus padres, Juan José Bonilla y María de los Ángeles Martínez, y su hermana Lucía”.

Para finalizar afirmando que “su familia puede estar orgullosa del legado que nos deja. Además de su talento como empresario y su capacidad de trabajo, Roberto será siempre recordado por su honestidad, su bondad y sus firmes valores personales”.

Igual que Fedeto, que ha publicado unas líneas en Facebook a través de las que muestra sus condolencias “a la familia de los empresarios Juan José Bonilla y María de los Ángeles Martínez Hurtado tras conocer el fallecimiento de su hijo”.

“Les mostramos todo el cariño y apoyo que necesitan en esta situación tan difícil que tienen que vivir. Manifestamos nuestro dolor y tristeza por la pérdida de un joven que se ha caracterizado, entre otras cosas, por su compromiso con el ámbito empresarial de la provincia de Toledo”.

“Roberto Bonilla ha sido una persona implicada en su sector. Nos deja una buena persona, siempre dispuesto a la colaboración. Roberto, gracias por todo lo que nos has dado”.