Ante la crisis del coronavirus

UGT pide que los comercios de alimentación cierren a las 15 horas y CCOO, EPIs en el el transporte sanitario

UGT considera que hasta las 15 horas es suficiente para atender a la demanda y necesario para la salud de los trabajadores y CCOO, que los trabajadores del transporte sanitario trabajan hasta ahora "con grave riesgo para su salud por falta de EPIs"

UGT y CCOO piden más medidas contra el coronavirus

Los sindicatos UGT y CCOO piden más medidas preventivas adicionales ante la crisis sanitaria del coronavirus. UGT solicita que los comercios de alimentación cierren a las 15 horas y CCOO, que se entregen a los trabajadores del transporte sanitario unos EPIs (equipos de protección individual) adecuados.

La petición de UGT

Así, la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT Castilla-La Mancha ha pedido que los establecimientos de alimentación cierren a las 15:00 horas para reducir el tiempo de exposición de los trabajadores al coronavirus y que no abran el día festivo decretado en Semana Santa, el Jueves Santo.

En un comunicado, el sindicato ha señalado que dada la situación “excepcional” y la ampliación del estado de alarma otros 15 días, se podría “no cumplir” el decreto de aperturas de festivos que, por el momento, solo afectaría al jueves 9 de abril.

Reducir el tiempo de exposición

Asimismo, ha reclamado que todo el comercio de alimentación cierre sus puestas a las 15:00 horas para reducir el tiempo de exposición de los trabajadores al COVID-19 y facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral.

La secretaria de Acción Sindical de FeSMC UGT Castilla-La Mancha, Alfonsi Álvarez, ha opinado que cerrando a esa hora hay “tiempo suficiente” para que los clientes puedan hacer sus compras, además de que se compagina “de manera adecuada” la venta de productos de primera necesidad con la mejora de la seguridad y vida personal de los empleados.

UGT ha considerado “prioritario” seguir avanzando en la protección de los trabajadores del sector, de los que ha dicho que, en estos momentos, están prestando un servicio “imprescindible” de abastecimiento a la ciudadanía.

Por ello, ha valorado las medidas de seguridad que ya se han puesto en marcha en la mayoría de establecimientos, aunque ha insistido en mantener la limitación del aforo de clientes y la disponibilidad de productos de higiene y prevención durante todo el tiempo que recomienden las autoridades sanitarias.

La petición sanitaria de CCOO

Por su parte, CCOO-FSC CLM ha exigido al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) y a las empresas de transporte sanitario -SSG, UTE Ambulancias Cuenca y Finisterre- «la entrega inmediata de Equipos de Protección Individial (EPIs) adecuados a los trabajadores de este servicio».

CCOO ya denunció el pasado viernes ante la Inspección de Trabajo que las plantillas de las empresas adjudicatarias del transporte sanitario en Castilla-La Mancha «vienen desarrollando su trabajo en una situación de claro riesgo para su salud al no disponer de los EPIS adecuados y en la cantidad oportuna para tener unas mínimas garantías para su salud, la de los pacientes que transportan y la de sus propias familias», ha señalado el sindicato en nota de prensa.

«Reutilización de equipos»

«Queremos denunciar públicamente que las empresas SSG (Albacete, Ciudad Real y Guadalajara), Finisterre (Toledo) y UTE Ambulancias Cuenca no disponen de los suficientes equipos y elementos de protección prescritos por el Ministerio de Sanidad para el Transporte Sanitario, y están forzando a los trabajadores a reutilizarlos», han denunciado.

Según el coordinador del Sector de CCOO-FSC CLM, Alfonso Tercero, «los trabajadores del transporte sanitario urgente tienen que reutilizar hasta en cuatro turnos diferentes, por cuatro personas diferentes, las mismas mascarillas».

«Situación más peligrosa»

«En el transporte programado no urgente la situación es aún más lamentable y peligrosa, ya que las empresas no han hecho entrega de mascarillas adecuadas ni guantes y son los trabajadores los que por su propia cuenta tienen que proveerse de algún tipo de EPI fabricado por ellos mismos, o bien obtenido a través de donaciones, como ocurrió por ejemplo en Puertollano», han denunciado desde CCOO, añadiendo que el presidente regional, Emiliano García-Page, aseguró «que su Gobierno dispone ya de un millón de mascarillas».

A su juicio, «es imprescindible que proporcionen las suficientes a las plantillas del transporte sanitario» pues «se está produciendo una situación totalmente indeseable». «Trabajadores sin protección o con protección de dudosa eficacia debido a su reutilización, están siendo asignados a traslados de pacientes de Covid19, tanto investigados como confirmados. Se ven así gravemente expuestos a contagiarse y a contagiar el virus», critican.

Además, según CCOO, «si se niegan a realizar el servicio por riesgo evidente para su salud, las empresas amenazan con sanciones».

El sindicato ha señalado que ya hay «confirmados varios casos de coronavirus en el colectivo y aumentan cada día las bajas laborales, lo que está mermando las plantillas y poniendo en riesgo la prestación del servicio». «Y ello pese a que, en los centros donde se ha confirmado casos positivos, la empresa responsable no ha tomado ninguna medida de prevención para proteger al resto de trabajadores, ni siquiera a los que tuvieron contacto directo con compañeros contagiados».