En Las Vegas de San Antonio

El Mausoleo romano de la provincia de Toledo que es un vertedero repleto de basura

La Asociación Hispania Nostra lo ha incluido en su Lista Roja del Patrimonio por su pésimo estado de conservación

Un Mausoleo romano del siglo IV convertido en un vertedero repleto de basura. Como lo leen. Lo ha denunciado Hispania Nostra, la Asociación Española para la Defensa del Patrimonio Cultural y Natural, que lo ha incluido en su Lista Roja del Patrimonio. Y a decir verdad, las imágenes que pueden ver son bastante significativas.

Es el Mausoleo hispano-romano de Las Vegas de San Antonio, en la provincia de Toledo, próximo a La Pueblanueva, que se encuentra en un pésimo estado de conservación.

Es, según Hispania Nostra, «uno de los escasos mausoleos de planta octogonal conocidos en el antiguo Imperio Romano, siendo único en Hispania. Y pese a estar declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de zona arqueológica, desde septiembre de 2008, el sitio se encuentra abandonado y repleto de escombros y basura. El edificio presenta graves daños por degradación, expolio y por haberse convertido en un vertedero de basuras».

LA CRIPTA SUBTERRÁNEA SE EXCAVÓ A MEDIADOS DE LOS AÑOS 70 DEL SIGLO XX

Se sabe que se descubrió en 1871 gracias a un informe de Jiménez de la Llave a la Real Academia de la Historia, y fue a mediados de los años 70 del siglo XX cuando se documentó y excavó la cripta subterránea por miembros del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid.

El Mausoleo «es un gran edificio monumental romano, de casi 24 metros de diámetro, de época tardía en forma de panteón de enterramiento colectivo parental, tipológicamente encuadragle en la serie de grandes edificios sepulcrales centrales, excepcional para el ámbito del occidente del Imperio».

Se descubrieron, además «de cerámicas finas y comunes, tanto tardoromanas como visigodas y medievales, tres sarcófagos, de los que el llamado Sarcófago de los Apóstoles, de la época del emperador Teodosio, está expuesto en el Museo Arqueológico Nacional, mientras que los otros dos, de granito, han desaparecido».

Pues ahora la mierda los rodea.

 

Las imágenes son claras y hablan por sí mismas. El gran edificio monumental romano es un auténtico estercolero.