El Cádiz B se llevó los tres puntos

1-0: El Villarrobledo solo se mereció algo más al final, pero el empate no llegó

Partido del que poco se pudo decir, como no fuera el golazo de Víctor Morillo y lo mucho que el Villarrobledo notó la ausencia de Nacho Huertas

El Villarrobledo cayó en el campo del Cádiz B

No pasaba nada en los primeros minutos del duelo entre el Cádiz B y el Villarrobledo cuando Víctor Morillo, de vistoso zurdazo, ponía el 1-0 en el marcador. Corría el minuto 18. Y no había manera de que los rojillos dejaran su puerta a cero, su talón de aquiles. Fue un disparo desde la línea frontal que no atajaba Javi López.

El Villarrobledo, en su intento por reaccionar, ofrecía muy poco. Le costaba un mundo hacerle ocasiones al equipo andaluz.

La primera parte fue un tostón. De se por el golazo de Víctor Morillo, podía haber acabado 0-0. Los dos equipos ofrecieron muy poco en lo ofensivo. Si acaso algo, el Cádiz B. Solo en los últimos minutos del primer tiempo el Villarrobledo dominó algo el esférico y parecía que se estiraba tímidamente, pero sin llegar, cuando hasta ahora los rojillos, aunque endebles en defensa, siempre han creado fútbol y ocasiones.

Con 1-0 se llegaba al descanso.

Ya en el segundo tiempo, Víctor Morillo estaba empeñado en poner lo poco reseñable sobre el césped con una ocasión en el minuto 48.

No era el Villarrobledo de siempre. un equipo alegre, valiente y confiado. No llegaba nada. En esta circunstancia quizá tenía mucho que ver la ausencia atronadora de Nacho Huertas, un jugador que hace filigranas en la creación, entre líneas.

Por el Cádiz B, pareció mentira que Javi López no lograra el segundo tanto; envió el balón al larguero. Al Villarrobledo se le acababa el tiempo para conseguir su primer punto fuera de casa.

Reaccionó en el último tramo, cuando llegaron las ocasiones de Juamna Montero, Isma y Satur en propia puerta. Un empate hubiera sido lo más justo, pero esto es fútbol…