Las declaraciones de un delantero

Romagnoli: "Las ganas de marcar eran grandes, pero no era un peso que me cargaba"

El jugador del Toledo dice que él siempre ha marcado goles, que ha tirado las faltas y que el cambio de entrenador "siempre viene bien"

Romagnoli ha hablado de la actualidad del Toledo

Juan Bautista Romagnoli, futbolista del Toledo, ha dado un repaso a la actualidad del club. Ha dicho que él ha marcado siempre en los equipos en que ha estado y también ha tirado las faltas. Y no sabe si la llegada de Falcón le ha perjudicado o no, aunque «un cambio así siempre es bueno».

Del gol que marcó en la pasada jornada, dice lo siguiente: «Recuerdo el córner del Puma, y que el que me estaba marcando a mí era bastante bajo; después encontré el espacio y la metí al lado del palo».

¿Se quitó un peso de encima con el tanto? «Tampoco es que me agobiaba; si bien estaba tranquilo por el trabajo que estaba haciendo, siempre he metido goles; las ganas de meter goles aquí eran grandes… Contento por marcar, pero no era un peso que me cargaba«, ha respondido.

Sí que contaba en mi cabeza con jugar más, pero estoy contento

Admite que al llegar al Toledo se veía: «Con buenas sensaciones, luego tuve continuidad; con la salida de Canario se me abrieron los espacios, pero caigo desgarrado en una lesión, lo que me perjudicó un poco, y al volver me resentí. Sí que contaba en mi cabeza con jugar más, pero estoy contento, más con los partidos que vienen ahora».

Sobre las jugadas a balón parado, admite que él siempre ha lanzado los tiros libres: «Toda mi vida, en los equipos de los que vengo; aquí el técnico pone a dos o tres y el que se ve con más confianza, patea. Yo con mi pegada siempre estuve confiado, pongo la pelota con responsabilidad y sin miedo».

«Siempre es bueno un cambio de entrenador»

¿El cambio de entrenador le ha beneficiado? «Al final ya venían con un equipo más o menos armado, y si bien uno trabaja para estar siempre, los 11 que jugaban se conocían y era más fácil. No sé si me perjudicó o me benefició, pero siempre es bueno un cambio de aires».