Por la crisis del coronavirus

Talavera, Formac Villarrubia y Villarrobledo se acogen a un ERTE

Esta decisión afecta tanto a las plantillas como a los cuerpos técnicos; los clubes han justificado la decisión porque la prioridad es velar por la salud de los jugadores y sus familias en esta situación, y también por el presente y el futuro de los clubes

El Talavera, uno de los tres equipos regionales de 2ªB que se ha acogido a un ERTE

Los equipos de fútbol profesional de Segunda B en Castilla-La Mancha, Talavera, Formac Villarrubia y Villarrobledo, se han acogido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ante la suspensión del campeonato liguero por tiempo indefinido «para evitar contagios del coronavirus».

ERTE en los tres clubes regionales de 2ªB

Los clubs castellanomanchegos de Segunda B del fútbol español, Talavera, Formac Villarrubia y Villarrobledo, han tramitado un ERTE que afectará tanto a plantillas como a cuerpos técnicos.

Según han informado en un comunicado, los tres clubes regionales de Segunda B han considerado que «ante la excepcional situación de emergencia sanitaria y el estado de alarma que vive el país por la propagación de la pandemia, no queda más opción que acogerse por causa de fuerza mayor a un ERTE».

«Siempre ha sido una prioridad velar por la salud de todos sus trabajadores y sus familias, y esta es una decisión complicada, pero que hay que tomar por el bien de dichos clubes, por su presente y por su futuro», han destacado.

El actual entrenador del Talavera, Fran Alcoy, ha manifestado que, ante esta decisión: «Lo tenemos que acatar como lo están haciendo todos los españoles y todo el mundo» porque «son medidas que el Gobierno propone y, en este caso, los clubes tienen que acogerlas».

«Como trabajadores lo acatamos. Es una situación en la que no estamos para decidir si está bien o mal”, ha subrayado el entrenador blanquiazul.

Por último, Alcoy se ha referido a la preparación física que están desarrollando los diferentes jugadores de la plantilla y ha explicado que «tienen un trabajo que se les está mandando con seguridad y acorde a donde vive cada uno de ellos».

«Necesitamos que hagan el trabajo por si hay que volver a la competición, para volver en las mejores condiciones posibles dentro de lo surrealista que es el entrenamiento de un jugador profesional dentro de su casa», ha apostillado.