Así está la economía en el segundo trimestre de 2019

La economía castellanomanchega se desacelera por la incertidumbre política, el Brexit y la guerra comercial

El director del 'Termómetro Económico', Mario Donate, ha señalado que, aunque es preocupante el estancamiento de las exportaciones y ciertos signos de agotamiento del consumo interno, la situación de partida es "muy distinta" de la crisis que se vivió en 2008 por la sobreexposición al ladrillo y los problemas de deuda del sistema financiero, ya que esas circunstancias no se dan ahora

Presentación del 'Termómetro Económico' del segundo trimestre en CLM. Foto - Rebeca Arango

La economía de Castilla-La Mancha registró en el segundo trimestre del año una desaceleración en línea con el enfriamiento de la economía española, debido al contexto interno de incertidumbre política y a la situación exterior, por el Brexit, los aranceles y la guerra comercial de Estados Unidos y China.

Así lo ha manifestado este jueves el director del Termómetro Económico de Castilla-La Mancha, el profesor Mario Donate, en la presentación del informe correspondiente al segundo trimestre de 2019, junto a la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Fátima Guadamillas; y el gerente de la Fundación Eurocaja Rural, Vicente Muñoz.

Termometro_economico_
De izquierda a derecha, Jesús Lombardero, Vicente Muñoz, Fátima Guadamillas, Mario Donate y Miguel Ángel Escalante.

 

2,2 por 100 de crecimiento del PIB

Según los datos del Termómetro, entre abril y junio se ha producido una evolución del producto interior bruto (PIB) regional menor que en el primer trimestre y que en el mismo periodo del año pasado.

Así, el PIB de Castilla-La Mancha creció un 0,2 respecto al trimestre y un 2,2 % en tasa interanual, por debajo del crecimiento del primer trimestre.

Donate ha señalado que, aunque es preocupante el estancamiento de las exportaciones y ciertos signos de agotamiento del consumo interno, la situación de partida es «muy distinta» de la crisis que se vivió en 2008 por la sobreexposición al ladrillo y los problemas de deuda del sistema financiero, ya que esas circunstancias no se dan ahora.