"Es extrapolable a la Sagra, aseguran

Pintadas amenazantes, bajas médicas… CSIF pide atajar la inseguridad en el IES de Yuncos

El sindicato alerta de la situación de inseguridad que vivirían los docentes del IES de Yuncos, que aseguran que "es extrapolable a la comarca de la Sagra", y que se debería, según la central, a que "la figura del profesor se ha devaluado durante décadas, y ello a pesar de la Ley del Profesorado, una capa de maquillaje de cara a la sociedad"

CSIF asegura que hay un clima de inseguridad en el IES de Yuncos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha lamentado los hechos ocurridos el pasado lunes en las cercanías del IES La Cañuela de Yuncos (Toledo), tras los que dos personas tuvieron que ser trasladadas al Hospital Virgen de la Salud de Toledo por heridas ocasionadas por arma blanca.

El pasado lunes, encastillalamancha.es informaba de este suceso, que ocurrió en los alrededores de parque del Prado.

El sindicato expone, «sin que haya docentes ni alumnos implicados en este suceso«, que este tipo de situaciones afectan al clima de convivencia escolar de los centros educativos, que reproducen dentro de sus aulas factores externos. Así, CSIF recuerda que «uno de los problemas más graves del actual sistema educativo es la violencia escolar, que conlleva agresiones físicas y verbales y falta de respeto entre alumnos y de alumnos a profesores». «Además», añaden, «actualmente está aumentando la violencia ejercida por los padres de los alumnos hacia los profesores«.

El sindicato informa al respecto que en el IES Las Cañuelas «han aparecido pintadas amenazantes hacia profesores y han sido varios los docentes que se han visto obligados recientemente a solicitar una baja médica ante la situación de conflictividad que se está padeciendo».

«Clima de inseguridad» (según CSIF) en el IES de Yuncos

Por ello, CSIF reclama «medidas para atajar el clima de inseguridad que se padece en el IES La Cañuela, y que tristemente es extrapolable a los centros de la comarca de La Sagra».

CSIF alerta de que «la figura del profesor se ha devaluado durante décadas, a lo largo de las cuales las diversas leyes educativas de España han puesto en último lugar de importancia al docente, lo que ha supuesto que se genere una falta de consideración de todos los miembros de la  comunidad educativa hacia estos profesionales».

Y concluye que «la llamada Ley de Autoridad del Profesorado, que considera a los docentes como una autoridad, se queda simplemente en una capa de maquillaje de cara a la sociedad, que no es consciente de la situación real de las aulas».