Jornada "Soy Mujer" en Talavera

Gobernar "con ojos de mujer", "hacer lo que quiera con mi cuerpo", "enfermeras líderes", la madre que estudia ADE junto a su hijo...

"Que nadie te diga no, independientemente del género", "somos libres, somos líderes y tenemos la capacidad de conseguir nuestras metas por muchas barreras que nos pongan", "no pongas límites a tus sueños personales y profesionales", y "la igualdad real es nuestro objetivo" han sido algunas de las consignas que se han escuchado en la primera edición de la Jornada "Soy Mujer" en Talavera, que ha organizado encastillalamancha.es en colaboración con la UCLM

Foto - Rebeca Arango

La dificultades que han tenidos las mujeres históricamente para ser reconocidas en la enfermería; testimonios que evidencian que a la mujer nada se le resiste, como el de la madre de un joven con dificultades especiales que se está sacando una carrera junto a él; lo complicado que resulta en ocasiones romper con los estereotipos y dedicarte a lo que te gusta sin importar lo que se diga sobre ti; reconocer conductas machistas que son más complicadas de detectar; y cómo «gobernar con ojos de mujer» puede ayudar en las instituciones han sido algunas de cuestiones que han podido conocer las cerca de 200 personas, más de 150 alumnos, que han asistido a la Jornada «Soy Mujer» que por primera vez se ha celebrado en Talavera.

La primera mujer alcaldesa de Talavera y «gobernar con ojos de mujer»

Este evento, que organiza encastillalamancha.es en colaboración con la UCLM,  ha contado con el testimonio de la primera alcaldesa de la historia de Talavera, Tita García Élez, quien ha pedido que las mujeres dejen de cargar con la «mochila» que en muchas ocasiones portar por tener que atender a los los hijos, a la familia y dejar de pensar «soy mala madre o soy mala hija», porque esto es una cuestión de corresponsabilidad, y por ello pide que «la pareja» también sea quien comparta esa responsabilidad y no sea la mujer «quien se echa esa mochila a la espalda», para que de este modo las mujeres las mujeres también se puedan dedicar a «lo que le gusta».

García Élez es la primera alcaldesa de Talavera, pero el camino no ha sido fácil y por ello ha querido agradecer «el trabajo de muchas mujeres» que han contribuido a que ahora ella haya podido liderar una lista electoral.

Todas las fotos de la jornada "Soy Mujer" en Talavera

«Hoy puedo decir orgullosa que de las nueve mujeres que hay en el pleno del Ayuntamiento, siete están en el equipo de Gobierno. Son igual de válidas, la diferencia es que han tenido la oportunidad», ha resaltado.

Tita García Élez ha agradecido el esfuerzo de los vecinos
Tita García Élez, primera mujer alcaldesa de Talavera. Foto: Rebeca Arango.

Un equipo de Gobierno que también puede mejorar la gestión por «gobernar con ojos de mujer», dado que al contar con tantas mujeres en el equipo de gobierno se pueden potenciar sus virtudes en la gestión, como en un caso reciente donde cuatro mujeres del equipo se dieron cuenta de un detalle que solo vieron ellas, pero que luego sirvió para que aprovechasen las flores de un evento para utilizarlas en el siguiente.

«Talavera se ha volcado y tiene claro el ejemplo de la igualdad. Dentro de los cambios que hicimos es que la Igualdad no sea una concejalía más, sino que estuviese de forma trasversal en todas las áreas del ayuntamiento», ha expresado la alcaldesa. «La igualdad no solo la defendemos y va en nuestro ADN, sino que la practicamos», ha subrayado.

«¿Que el rugby no es un deporte de mujeres? Nos tendrían que ver dentro y fuera del campo»

La jornada también ha contado con la presencia de toda una campeona de Europa. Isabel Rico, talaverana y capitana de la Selección Española e Rugby Femenina, ha compartido con los jóvenes estudiantes su experiencia como mujer que abre camino en un deporte que en ocasiones ha estado plagado de prejuicios machistas.

Ella rompió con los estereotipos y contradijo algunos tópicos que le decían como que «el rugby es un deporte de hombres», «te va a cambiar el cuerpo»… porque ella lo tiene claro: «Quiero hacer con mi cuerpo lo que quiera».

Soy_Mujer_Talavera_20_105
Isabel Rico, campeona de Europa y capitana de la Selección Española de Rugby. Foto: Rebeca Arango.

Al principio sí que se pasan por la cabeza esos «cánones de belleza» que se inculcan en la sociedad, pero ella decidió que no le iban a condicionar más y se decía a sí misma: «Qué estoy diciendo, vete a jugar, mis piernas aguantan, quiero ser más fuerte, quiero seguir entrenando, los cánones de belleza de las revistas y de los programas de televisión no son los que quiero, quiero que mi cuerpo sea útil, quiero sentirme poderosa, aguantar», ha afirmado, porque, al fin y al cabo, ella quería sentirse «orgullosa de mi cuerpo», ha afirmado. Y es que a veces la sociedad tiene a las mujeres «engañadas», porque esos prototipos de belleza «que nos venden no son reales».

A aquellos que dicen «el rugby ni es femenino ni es deporte», ella les responde: «Eso es porque no habéis visto cómo jugamos y cómo nos comportamos tanto dentro como fuera del campo», ha aseverado. Por todo ello, Rico ha querido concluir diciéndole a las mujeres «que nadie te diga no independientemente del género».

Soy_Mujer_Talavera_20_050
Isabel Rico. Foto: Rebeca Arango.

Nada se le resiste a Goyi Gómez, la madre que estudia ADE junto a su hijo

A Goyi Gómez nada se le poner por delante. Desde pequeña quería estudiar, pero no pudo y tuvo que ponerse a trabajar con 14 años. «Mi idea era esperar a los 25 años, pero entones mi vida había cambiado», ha relatado. Estaba trabajando y se quedó embarazada, lo que le hizo aparcar su sueño. Después nació su hijo Víctor y a los tres años le diagnosticaron una enfermedad muscular. Les dijeron que se quedaría en silla de ruedas y así pasó a los nueve años. También dejó de hablar.

No se resignaba e intentaron buscar una solución de médico en médico e intentando hacer todo lo posible, como fundar una asociación. Pero nada sirvió. Se tuvieron que comprar una casa adaptada, un coche adaptado… Pero la vida todavía le guardaba un revés más. Hace nueve años le diagnosticaron un cáncer de mama. Pero lo superó, porque a Goyi Gómez nada la para, tanto, que al final logró llegar a la universidad. «Siempre dije que me iba a curar», se ha reafirmado.

Soy_Mujer_Talavera_20_003
Goyi Gómez y su hijo Víctor. Foto: Rebeca Arango.

«Mi hijo estaba estudiando el bachillerado en un instituto, así que aproveché y me saqué la ESO en el mismo instituto donde estudiaba», ha contado, puesto que aprovechaba que le tenía que acompañar para también sacar sus estudios.

Su hijo finalizó el bachillerato, «lloré muchísimo» de la emoción, ha reconocido, y entonce llegaba el siguiente paso: ir a la universidad.

«Cuando vinimos a la jornada de puertas abiertas no dimos cuenta de que iba a necesitar que alguien le acompañara», ha comenzado explicando, por lo que «la decana nos dio la idea y nos dijo que por qué no venía con él».

Así que manos a la obra, solo tenía 20 días para preparar la prueba de acceso. «Busqué el temario, lo preparé en 20 días y aprobé el acceso», ha resaltado. Ya estaban un paso más cerca, en septiembre se matricularon y los dos comenzaron a estudiar Administración y Dirección de Empresas (ADE).

Desde entones ya llevan tres años de carrera. Víctor, que tiene muchos problemas de movilidad, saca mejores notas que su madre, «es muy inteligente», dice su madre. Pero es que Goyi reconoce que a ella le queda menos tiempo para estudiar porque es la que prepara los apuntes para los dos. También agradece que los compañeros la hayan «aceptado como una más».

«Cuando le diagnosticaron la enfermedad dije, la vida no se elige, con la situación en la que estemos tenemos que vivir lo mejor posible», ha expresado. «En ello estamos, aceptando las circunstancias y adaptándonos a ellas», ha reconocido, para finalmente concluir diciendo que ella está «adaptando mi vida a la suya».

Conductas menos visibles de violencia de género

Otra de las ponentes en la mesa de debate ha sido Cristina Ramos, inspectora jefe de la Unidad de Atención de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría de la Policía Nacional en Toledo. Con ella los alumnos ha podido ahondar no solo en la violencia reconocible hacia la mujer, como son las agresiones físicas o las amenazas de muerte, también ha hablado de otras conductas «casi invisibles, que se sufran en silencio, que apenas se hablan y que las convertimos casi en normal», ha explicado.

«Hay conductas más difíciles de reconocer, son más sutiles y el hombre en ese caso va ganando terreno», ha lamentado, justo antes de comenzar a enumerar una serie de cuestiones que puede sufrir «cualquier mujer de las que estamos aquí».

«El hombre va aislando a la mujer de su entorno, de su familia, diciendo que no le convienen sus amistades, malmetiendo con su familia», unas cuestiones que al final hace que las mujeres tomen decisiones «que hemos tomado nosotras, pero no es así», ha lamentado.

«Esas conductas se traducen en ‘es mejor que no trabajes, yo quiero que estés en casa como una reina, que te dediques a tus hijos», ha relatado, lo que lleva a la mujer a «decidir, entrecomillas, dejar de trabajar».

Ahí comienza la dependencia económica de la pareja, que se puede agravar cuando le sugiera o le haga vender hasta su coche, lo que hará que las mujeres «no tengan ni un vehículo para ir a alguna amiga» para contarle lo que le esta ocurriendo.

Soy_Mujer_Talavera_20_111
Cristina Ramos, inspectora jefe de la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional en Toledo.

«Esas conductas son invisibles, ni siquiera las reconocemos», ha lamentado Ramos, pero que pueden afectar «a mujeres de todos los ámbitos, de todas las edades».

«Solo puedo decir que en cuestiones de violencia género, si alguna mujer tiene dudas y sufre situaciones que son menos reconocibles, que acuda a algún punto de información», ha expresado, recordando que pueden informarse en las comisarías de Policía, en los cuartes de la Guardia Civil, en cualquier centro de la mujer o preguntando a los trabajadores sociales de cada localidad.

Además, ha alertado de los peligros de algunas prácticas que luego pueden devenir en problemas sobre todo a las mujeres. «En nuestra relación, por ejemplo, puede que nos hayamos grabado, que nos hayamos hecho determinadas fotos íntimas, pero en muchas ocasiones eso se usa como arma arrojadiza», ha expresado sobre otra forma de «violencia de género».

Por último, ha criticado a la ministra de Igualdad, Irene Montero, por decir que a las mujeres se les pregunta en las Comisarías si llevan minifalda cuando van a denunciar una agresión sexual. «No solo es que tenga un desconocimiento absoluto, es una falta de respeto al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado», ha criticado, puesto que se ha visto «afectada» por esas declaraciones y se ha visto «obligada a desmentirlo de manera rotunda».

Enfermeras líderes

En la jornada donde estaban presentes muchas futuras enfermeras, también han podido escuchar la visión histórica sobre la enfermería, en profesión que, a pesar de ser muy femenina, las mujeres también han sido discriminadas.

En la ponencia a cargo de la coordinadora del Grado de Enfermería de la UCLM en Talavera, Beatriz Rodríguez, se ha podido comprobar cómo a las enfermeras históricamente se les ha infravalorado y, como ejemplo, ha puesto cuando a los estudios sobre esta profesión se le llamaba «ATS», por no hablar de que siempre han tenido la vitola de «ayudantes».

Soy_Mujer_Talavera_20_081
Beatriz Rodríguez, coordinadora del Grado de Enfermería de la UCLM en Talavera. Foto: Rebeca Arango.

Desde mediados del siglo XX (antes la situación era peor) se regularon los estudios de ATS, una época en la que las mujeres «éramos subordinadas», puesto que había ATS femeninas y ATS masculinos. Las mujeres «eran formadas en régimen de internado, se les decía cómo tenían que actuar, su moral tenía que ser perfecta, no podrían ni salir con chicos», ha relatado, pero lo peor era que «durante tres años aprendían enseñanzas el hogar, mientras que a los chicos les enseñaban cuestiones relacionadas con la medicina», ha lamentado.

En 1977 «cambió la historia» y se igualaron los estudios, pero solo entre hombres y mujeres, porque a nivel de regulación de titulación universitaria solo llegó en 2008, cuando por fin la enfermería fue un Grado y los graduados y graduadas pudieron acceder a postgrados y doctorados.

«Hemos pasado de la subordinación a ser una profesión autónoma con capacidad de liderazgo», ha celebrado, para a continuación comentar algunos casos donde las enfermeras han roto techos de cristal y han llegado a puestos de gestión, como es el caso de Begoña Fernández, la primera enfermera que ha sido nombrada en CLM como directora general de Cuidados y de Calidad del Sescam, que ahora «tiene la capacidad no solo de gestionar, sino de tomar decisiones políticas».

«No pongas límites a tus sueños personales y profesionales», ha concluido diciendo Beatriz Rodríguez, porque son «enfermeras líderes».

Cuando nada impide que pueda cumplir con su sueño: ser investigadora

Por su parte, la bióloga, bioquímica, profesora de la UCLM e investigadora senior, Alicia Mohedano, ha hecho radiografía sobre cómo es el estado actual de la mujer en la universidad, en el que ha expuesto que cómo las mujeres van bajando en porcentaje según sube el puesto de responsabilidad, hasta llegar a un ínfimo 21 por 100 entre los catedráticos.

«Hay más alumnas en grados, en máster, en las tesis doctorales, pero solo hay un 21 por 100 de mujeres entre los catedráticos», ha indicado, y es que, por ejemplo, en la UCLM hay 49 catedráticas por más de 200 catedráticos.

«¿Por qué ocurre esto?», se ha preguntado Mohedano, «en mi caso por la maternidad», ha lamentado. Y es que el hecho de ser madre a veces puede suponer una traba para progresar en la carrera profesional y, de hecho, su número de publicaciones ha bajado cuando ha sido madre.

Soy_Mujer_Talavera_20_033
Alicia Mohedano, profesora de la UCLM, bióloga, bioquímica e investigadora senior.

A continuación ha relatado lo costoso que ha sido desarrollar su carrera compaginándola con ser madre. «En 2012 dije que lo dejaba todo, tenía que elegir, pero fueron mis padres los que dijeron: tienes que seguir luchando por tu sueño», ha relatado, puesto que sus padres se fueron a vivir con ella y así fueron, como pasa en muchos casos con los abuelos, «el colchón de salvamento».

Como titular de esta jornada, Mohedano ha asegurado que las mujeres «somos libres, somos líderes y tenemos la capacidad de conseguir nuestras metas por muchas barreras que nos pongan».

En la inauguración de la jornada, María Dolores Luna, en representación del Colegio de Enfermería de Toledo, ha querido «impulsar el liderazgo» de la mujer en la enfermería y pedir a las instituciones «que tomen decisiones políticas en favor del liderazgo enfermero».

Soy_Mujer_Talavera_20_012
María Dolores Luna.

Begoña Polonio, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de Talavera, también ha tomado la palabra en la inauguración para agradecer que por primera vez lleguen estas jornadas a Talavera y reivindicar el papel de la mujer como «fundamental para el crecimiento y desarrollo de cualquier sociedad».

Soy_Mujer_Talavera_20_021
Begoña Polonio. decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la UCLM en Talavera.