Entrevista Irreverente a Agustín Conde, diputado del PP por Toledo en el Congreso

Agustín Conde: "¿Qué le diría a Bárcenas si le tuviera enfrente? ¡Que es un hijo de puta!"

¿Pensaban que Agustín Conde les iba a defraudar? ¿De verdad pensaban que Conde…? Pues ahí le tienen, tal cual es. 47 años después de nacer en Toledo, una Entrevista Irreverente no viene nada mal. ¡Ah!, y antes de continuar, no se queden sólo con el titular, que aunque tiene su peso periodístico… Lean y profundicen un poco más y comprenderán que…
Pues comprenderán que Conde sigue siendo Conde y que nada esConde. En estado puro. Fue alcalde de Toledo entre 1995 y 1999, senador durante varias legislaturas y ahora es diputado del PP por Toledo, miembro de la Comisión de Defensa del Congreso y miembro de la delegación española en el Consejo de Europa.
Casi ná. Pero, sobre todo, sigue diciendo lo que piensa y pensando lo que dice.
A Luis Bárcenas, el extesorero más famoso que haya tenido el PP en su historia y parte de la que está por llegar, como ya han entendido bien a estas alturas de la entrevista, pues como que Conde… No creo que tengan ninguna duda en la definición que hace de él, ¿verdad?
Al pan, pan y al vino, vino.
Por lo demás, qué les voy a contar… Que a Conde le gusta casi todo tipo de lectura, «aunque últimamente me aburren una barbaridad las novelas históricas»; que la poesía «la trabajo poco» (y el titular de esta Irreverente es un buen ejemplo de ello); que también le apasiona casi todo tipo de música, «aunque hay cierto tipo de jazz que no me gusta en exceso, me decanto más por el clásico que por el actual, ni soporto el chunda chunda ni el rap, pero sí me gusta la música moderna»…
Y que de vez en cuando hace algo de deporte, «por ejemplo, me gusta jugar al golf», además de pasear, la jardinería y la cocina, «el plato que mejor me sale es el bacalao al pil pil».
¡Hala, les dejo con la Entrevista Irreverente, que tiene su miga!

SI NO PUEDE VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS, PINCHE AQUÍ

 

Usted ha llegado a decir que el celibato no garantiza la supervivencia de la especie…

El ministro del Interior dio una rueda de prensa diciendo que el matrimonio de personas del mismo sexo no garantizaba la pervivencia de la especie. Y yo dije que, en fin, el ministro tenía todo el derecho a hablar sobre ese asunto, pero añadí que el celibato tampoco. Lo cual son dos obviedades, la una y la otra.

Mucha gente del PSOE, por no decir todos, han dicho durante mucho tiempo que Agustín Conde era la mejor cabeza del PP en Castilla-La Mancha. Eso… ¿Le ha perjudicado o le ha beneficiado?

Bueno… Hay gente que lo dice y yo lo agradezco muchísimo. Pero ni me ha perjudicado ni me ha beneficiado. Es un elogio que yo, como es natural, agradezco.

Ya no pasa por su cabeza ni ser alcalde de Toledo ni presidente de Castilla-La Mancha…

No. Son dos cosas que intenté ser. En un caso lo conseguí y en el otro no. Pero son pasos que di en un momento de mi vida y ya han pasado muchos años desde entonces. La vida, si Dios quiere, es muy larga y te conduce por distintos caminos. Es absurdo pretender revivir tu propia vida.

De la segunda opción, la que no pudo ser, ¿guarda rencor a alguien?

No. No guardo rencor a nadie. No se puede vivir con rencor, no es bueno. En serio, hay que intentar resolver… El rencor, al final, es un conflicto con uno mismo. Y lo tiene que resolver uno mismo. Porque tener rencor, en general, no hace daño a la persona que se odia, sino que suele hacer daño a la persona que odia, a la que se guarda ese rencor.

Yo a usted le he oído decir que en su época de alcalde de Toledo fue sometido, por parte de la Junta de Comunidades, entonces socialista, a un cerco de hambre y de sed.

¡Absolutamente cierto! Desde el punto de vista político, quiero decir. La Junta de Castilla-La Mancha, en la época de Bono como presidente, ¡y de Page como consejero!, que no se nos olvide, a esta ciudad no le dio ni los buenos días. ¡Ni los buenos días! Y no sólo eso, sino que obstruían y trataban de impedir cada paso que daba el ayuntamiento para salir adelante desde el punto de vista financiero.

Por ejemplo…

Cuando el Ayuntamiento de Toledo consiguió el plan de renovación del centro histórico, unos fondos europeos que exigían un 15 por 100 de confinanciación, nos dieron 4.500 millones de pesetas que exigían poner un 15 por 100 sobre esa cantidad. Es decir, había que poner, redondeando, 700 millones de pesetas. Yo, como alcalde, pedí que nos ayudase la Junta a poner ese dinero. ¿Sabe cuánto nos dieron? ¡Cero pesetas! ¡Ni un duro!

¿Y qué explicación le dio entonces Bono?

Que tendría que poner ese dinero también para el resto de las ciudades.

Usted, con el tiempo, que ha tenido muy buena relación con Bono… ¿Se lo ha reprochado?

Sí, sí, sí, sí… Me ha dicho que esto es política. Y recuerdo que sacar adelante las escaleras mecánicas era un triunfo. Porque cada paso que se daba era una obstrucción por parte de la Junta. Le pondré otro ejemplo: cuando sacamos adelante un hipermercado para Toledo, que suponía un ingreso de alrededor de 2.000 millones de pesetas, la Junta pretendió prohibirlo porque decían que estaba muy cerca del cementerio. Andando el tiempo luego se puso ahí un Mercadona. Pero claro, ya no era yo el alcalde. Por eso me hace mucha gracia cuando ahora oigo al actual alcalde quejarse de que la Junta no ayuda… ¡En fin! Si esa crítica la hace otro, a lo mejor podría entrarse a argumentar, pero… ¡Hecha por Page! La verdad es que me resulta sorprendente.

¿Por qué todo el PP va directamente a diario contra Emiliano García-Page? Sobre todo porque Page no es Barreda.

Hombre, Page no es Barreda pero fue el vicepresidente de Barreda, ¿eh? Rubalcaba no es Zapatero, pero ha sido el vicepresidente de Zapatero. Claro, lo que me llama la atención es que algunos pretendan reinventarse a sí mismos cada cuarto de hora. Page no es un señor que haya aparecido en la política regional y local antes de ayer. Tiene una historia… ¡Todos tenemos una historia!

¿Usted no habrá cobrado dinero en negro?

¡No, por Dios!

Imagínese que tiene frente a usted a Luis Bárcenas, ¿qué le diría?

¡Que es un hijo de puta!

Ja, ja, ja… ¡Y se iba a quedar a gusto!

¡Pero vamos! Porque lo ha sido. Claro. ¡Y un delincuente! Es un tío que, todo apunta, vamos, ya lo decidirá la justicia, pero por lo que vamos sabiendo lo único que se ve es que este señor ha robado. Y da toda la sensación de que la principal víctima ha sido el PP. Es un señor que ahora pretende chantajearnos, extorsionarnos, amedrentarnos… Y no lo va a conseguir. Este señor va a responder de sus delitos ante la justicia y el PP no sólo no le va a quitar de encima la carga de la justicia sino todo lo contrario.

Si el nombre de Agustín Conde hubiera aparecido en los supuestos papeles de Bárcenas, ¿usted qué hubiera hecho?

Lo mismo que María Dolores de Cospedal.

Entonces, ¿por qué sólo Cospedal (y hace apenas unos días el partido) ha denunciado a Bárcenas?

Pues porque Cospedal se caracteriza por una cosa, y es que tiene coraje. ¡Mucho más coraje que la media! Y por eso a mí me gusta.

Hay mucha gente que ya no cree en los políticos…

La política ha dado muchos argumentos a la sociedad para que la sociedad deje de creer en la política. Los que estamos en política tenemos que hacer, para empezar, un examen de conciencia de qué es lo que, como grupo social, hemos hecho mal. Entonces, efectivamente, uno puede llegar a la conclusión de que se ha actuado con mucha prepotencia, con mucha ostentación, que se han tomado decisiones muy a la ligera, que a veces ha habido un cierto sentimiento de casta… Hay que hacer examen de conciencia de todo eso y, por supuesto, aplicarse a resolverlo. Dicho esto, también hay que poner de manifiesto que los políticos no somos unos extraterrestres que venimos en una nave espacial un día por la noche.

Entonces, los políticos son…

Los políticos salimos de la sociedad. Los militares salen de la sociedad. Los periodistas salen de la sociedad. Y los funcionarios salen de la sociedad. Y cuando uno llega a un grupo social lo suficientemente amplio resulta que ese grupo es una muestra de la sociedad de la que procede. De tal manera que según es la sociedad así es el grupo social en general. Y habitualmente tiene la misma proporción de todo lo que tenga la sociedad. Si en España hay equis miles de políticos, equis miles de funcionarios… Pues habrá el mismo número de gente gorda, delgada, calva, con bigote… que haya en la sociedad. Entonces, si hay una mala clase política, a lo mejor lo que hay que plantearse es que hay una sociedad que también tiene unos problemas. Le pondré un ejemplo: está muy bien, me parece muy lógico que la sociedad se preocupe porque en la política se cobre en dinero negro. ¡Es lógico que se preocupen! Sentado eso, se estima que en España el 25 por 100 del Producto Interior Bruto se mueve en dinero negro. Lo cual supone hablar de una cifra de en torno a los 75.000 millones de euros. ¡75.000 millones de euros que se mueven todos los años en dinero negro! Eso no lo mueve la política. Es absolutamente reprobable que un políitico cobre en dinero negro, pero cuando se paga una obra en casa en dinero negro… ¡Estamos en la misma situación! Quiero decir que hay males que están extendidos en toda la sociedad y que hay que extirparlos de toda la sociedad.

Si mañana hubiera elecciones en España, no nos sorprendería que ocurriera lo que en Grecia o en Italia, que el bipartidismo se acabara y que las minorías avanzaran de tal forma que es muy complicado formar gobierno porque no hay acuerdos.

En el caso italiano procede en parte de su sistema electoral. Ciertamente, esto puede ser un riesgo, lo que nos lleva a considerar que probablemente uno de los activos políticos más importantes que tiene en estos momentos España es que hay un partido que tiene una mayoría absoluta que le permite gobernar. La gran fortaleza del PP en estos momentos está en que lo que nosotros creemos honestamente que hay que hacer podemos hacerlo. El problema es encontrarte con un partido que ostenta el Gobierno, que cree que debe tomar determinadas medidas pero que no puede llevarlas a efecto. Y si es así, el país se paraliza. Pero España está tratando de salir adelante porque hay un partido que tiene una sólida mayoría en el Parlamento que le permite tomar decisiones. ¡Eso es importantísimo! Es lo que hace totalmente distinta a España de Italia.

Si usted hubiera llegado al Gobierno de Castilla-La Mancha y se encuentra la misma situación económica que Cospedal, ¿hubiera hecho los mismos recortes?

Cospedal, a estas alturas, podemos decir que ha gobernado en dos situaciones distintas. Los primeros seis meses, con un presupuesto hecho por el PSOE y que se había gastado entero el PSOE cuando ella llegó al Gobierno. Sus auténticas decisiones, donde se puede ver el carácter de su Gobierno, es en el primer presupuesto que ella hizo, que fue el de 2012. En ese presupuesto, el llamado gasto social, es decir, Sanidad, Educación y Servicios Sociales, subió un siete y pico por ciento. Y los recortes fueron organizativos, es decir, no se redujo el gasto social, sino que se reorganizó el gasto social. ¡Era esencial hacerlo! Mire, lo que yo no acepto bajo ningún concepto…

Diga, diga…

El PSOE, y en general toda la izquierda, tiene la siguiente sensación: ellos son los dueños del cortijo. Y entonces ellos deciden qué se cultiva en tal zona, cuál es el tipo de ganado que tenemos aquí, qué árboles frutales tenemos plantados en tal o en cual sitio… Ellos asumen que de vez en cuando se tienen que ir del cortijo. Viene la derecha, pero… ¡Ojo, sin tocar nada! O sea, usted ahora me administra el cortijo, pero no se le ocurra quitar las cabras y poner ovejas, no se le ocurra arrancar los albaricoques y poner almendros y no se le ocurra ni cambiar el color de las cortinas de la salita, porque como es mío volveré. Y yo no acepto esa dialéctica. Eso es lo que han planteado con la Educación, con la Sanidad y con tantas otras cosas. Su planteamiento consiste en que nosotros, accidentalmente, podamos gestionar su modelo de Educación o su modelo de Sanidad. ¡Pues yo no lo acepto! Nosotros tenemos nuestro modelo de Educación y nuestro modelo de Sanidad. Y los ciudadanos, cuando nos otorgan la mayoría, nos otorgan su legitimidad para establecer nuestro modelo.

Ha sido alcalde, senador, diputado… Si mañana le llamara Cospedal para formar parte de su Gobierno, ¿de qué le gustaría ser consejero?

Vamos a ver… Yo creo que he demostrado que estoy en buena disposición para que mi partido me utilice en lo que me considere más conveniente. Hummmm… Y como lo he demostrado, para estar y para no estar, pues digamos que esa parte la tengo acreditada. Lo que he hecho muy pocas veces en mi vida es pedir dónde estar, muy pocas veces. En relación con este asunto, ni pido ni excuso.

Usted ha llegado a estar con Obama, Simon Peres…

Sí, pero vamos, tampoco se crea usted que estuvimos tomando café juntos ni preguntándonos por la mujer y los niños… Había mucha más gente.

Una de sus máximas referencias políticas ha sido Churchill.

Sí. Churchill representa la firme determinación de un hombre por sacar adelante a su país. Hay una biografía, que yo recomiendo siempre, que es la escrita por Sebastian Haffner, casi una especie de análisis psicológico del personaje. Winston Churchill fue un hombre que decidió que su país no iba a sucumbir a la barbarie de los nazis y fue capaz de trasladar su fuerza moral a toda una nación para que resistiera. Y al final ganaron. Un ejemplo de cómo la voluntad y la determinación son esenciales en cualquier aspecto de la vida pero, por supuesto, en política más.

Si mañana hubiera elecciones en Castilla-La Mancha, ¿quién ganaría?

María Dolores de Cospedal. El PP. Estoy convencido.

¿Casaría a dos personas del mismo sexo?

La ley les da ese derecho, por supuesto que lo haría. Yo siempre intento cumplir la ley. No tendría inconveniente en hacerlo.

¿Messi o Cristiano Ronaldo?

¡Por amor de Dios, qué pregunta! ¡Cristiano Ronaldo de aquí a Lima, vamos! ¡Es el mejor jugador del mundo! Y Messi es un tío habilidoso, hay que reconocerlo. Ja, ja, ja…

¿Tiene algún parado en su familia? ¿Ha podido hacer algo por ellos?

Pues gracias a Dios no hay parados en mi familia. O bien porque son muy pequeños todavía como para demandar empleo o porque son muy mayores y ya están jubilados o porque afortunadamente lo tenían ya antes de que empezara la crisis.

Si fuera juez, policía, banquero, abogado, cerrajero, funcionario de Justicia… ¿Intervendría en un desahucio u objetaría?

Hay que aclarar una cosa: la objeción de conciencia no es un derecho constitucional. Sólo la ley puede venir a establecer esa cláusula de conciencia. Pero si la ley no la establece, no existe. De tal manera que, de los que usted ha citado, todos los que son funcionarios tendrían que cumplir con sus obligaciones. Y los que no son funcionarios, sino profesionales liberales… Esos sí pueden elegir a sus clientes. En mi caso particular podría intervenir perfectamente. Habría que ver cuáles son todos los derechos en conflicto. Y también hay gente que tiene derecho a recuperar su vivienda.

¿Cuál ha sido su mayor locura por amor?

Es que a mí, precisamente, lo que el amor ha hecho ha sido no cometer locuras. Ja, ja, ja…

O sea, que usted estaba «loco» antes, llegó el amor y…

Bueno, no, no… ¡Le pondré un ejemplo! Quise hacer un curso de paracaidismo y mi mujer, que estaba entonces embarazada de seis o siete meses, me dijo: ¿Tú te crees que es lo más sensato? Y entonces lo que hice fue dejar de hacer locuras por amor. Ja, ja, ja… ¡Y no hice el curso de paracaidismo!

¿Cuántos idiomas habla?

Aparte del castellano, otros dos: inglés y francés.

Si mañana le tocara la lotería…

¡Me vendría muy bien! Sí, sí… Viviría con algunas otras cosas materiales que ahora no me puedo permitir, pero viviría esencialmente igual probablemente.

Si mañana fuera presidente del Gobierno de España, lo primero que haría sería…

Ocuparme… En el fondo, lo que está haciendo el actual. Tratar desesperadamente de que los millones de parados que hay en España puedan encontrar un empleo.

¿Existen los extraterrestres?

(Suspiro largo). Pues mire, en estas cosas que tienen que ver con lo material y no con lo espiritual yo creo lo que veo. O lo que otros me demuestran que existen. Y a mí, mientras no me demuestren que existen extraterrestres tiendo a creer que no existen.

¿Por cuál de estas situaciones pasaría para ganarse la vida? Uno, hacer un desnudo integral para una revista; dos, posar para el calendario Pirelli si hubiera uno para hombres; o tres, atender un teléfono erótico.

Bueno… Teniendo en cuenta mi físico, con las dos primeras creo que no sería capaz de ganarme la vida… ¡No creo que pudiera ganar ni un duro con eso! Y con lo otro, hombre, tengo más lengua que cuerpo, ¿no? Así es que me quedaría con la tercera. Ja, ja, ja…

¿Actuaría en una película porno?

¡No, me daría mucha vergüenza! No estaría en disposición. Ja, ja, ja… Fíjese usted qué horror ahí…

¿Debería abdicar el Rey ya en el Príncipe?

Bueno… En las Monarquías los Reyes sólo responden ante Dios y ante la historia. Y lo que opinemos los ciudadanos es intrascendente a los efectos del acceso a la Jefatura del Estado o el mantenimiento en ella. Y como la opinión de los ciudadanos, en este caso, no vale para nada, pues yo me guardo la mía.

¿Se ha pegado con alguien alguna vez?

¡Cuando era chico todas las semanas! Sí, sí… ¡Es que entonces era el deporte nacional! El que no se pegaba en el colegio es que era rarito. ¿De mayor? No, de mayor no.

¿Ha recibido propuestas sexuales de una persona de su mismo sexo?

No.

Repetimos pregunta, por si desde la última vez… ¿Se atreve a decir el lugar más raro donde ha practicado sexo?

¡Nooooooo…!

¿Que no se atreve o que no hay lugares raros?

¡Que no me atrevo! Ja, ja, ja… ¡Yo para estas cosas soy muy pudoroso!