La Sección Segunda no encuentra pruebas que lo acrediten

La Audiencia de Toledo archiva el caso Sufi, la supuesta mordida de 200.000 euros para la campaña de Cospedal

No se han encontrado pruebas que relacionen el recibí de José Ángel Cañas -que desveló Bárcenas- con un supuesto amaño en el contrato de basuras, por lo que da carpetazo al caso, el magistrado lo califica como "teoría especulativa" y "meras conjeturas"

María Dolores de Cospedal.

La Audiencia Provincial de Toledo ha archivado la causa del caso Sufi porque no ha encontrado acreditado que el pago de fondos por parte de Sufi, la filiar del Sacyr, al PP por el contrato de basuras de Toledo.

La causa se abrió cuando Luis Bárcenas denunció que el PP habría cobrado una mordida de 200.000 euros que se destinarían a financiar las campañas electorales de 2007 en las autonómicas y municipales, la primera vez que María Dolores de Cospedal era candidata a la Junta de CLM. Pero ahora la sala presidida Juan Manuel de la Cruz, la Sección Segunda, y según ha adelantado el diario ‘El Mundo‘, no ha encontrado probado que la filiar de Sacyr hubiese transferido fondos los «populares» a cambio de la adjudicación de la recogida de basuras.

«No se revela infracción alguna capaz de convertir dicho trámite en ilegal«, expone la sentencia. «En el presente caso no se acredita, ni siquiera se alega, que se haya prescindido de los trámites esenciales para la concesión del contrato conforme a lo dispuesto en la ley», subraya, mientras sentencia diciendo que «no se da en el presente caso la resolución ilegal, injusta, arbitraria, patente, flagrante y clamorosa o groseramente ilegal que requiere la jurisprudencia».

En la causa estaban investigados el alcalde José Manuel Molina y su equipo de Gobierno por prevaricación y delito judicial en la adjudicación de la licencia pública, además del exgenerte del PP de CLM, José Ángel Cañas, al que se le investigaba por cohecho.

El extesorero del PP, Luis Bárcenas, desveló el caso por un recibí por parte de José Ángel Cañas por el importe de 200.000 euros, pero para la Audiencia toledana son solo una «teoría especulativa». «Meras conjeturas aventuradas al socaire de la rivalidad política que carecen de reflejo probatorio alguno según las diligencias de investigación practicadas», concluye.