Están al 9,5 por 100 de se capacidad

Entrepeñas y Buendía pierden 6,3 hectómetros en una semana marcada por el trasvase encubierto

Los pantanos de la cabecera del Tajo arrancan el año hidrológico con un descenso de 6,29 hectómetros, producido en los últimos siete días. Parte del volumen perdido se fue por el canal del trasvase que se reabrió el viernes y se cerró el sábado por la noche

Canal del Trasvase Tajo-Segura Foto - David Romero

El 30 de septiembre se cerró el año hidrológico con la segunda peor cifra de la historia en Entrepeñas y Buendía, que tan solo contenían 234,766 hectómetros. Este lunes, en el recuento semanal, los pantanos arrojan un descenso de 6,29 hectómetros cúbicos menos de los que había hace siete días, cuando el volumen de embalse se situaba en los 241,4 hectómetros. El lunes 2 de octubre a primera hora de la mañana embalsaban 235,11 hectómetros, lo que supone el 9,5 por 100 de los 2.474 hectómetros que pueden almacenar. Todo ello según los datos que ofrece la Confederación Hidrográfica del Tajo en su página web, en la que se pueden seguir todos los datos del río en tiempo real.

Lo cierto es que ha sido un fin de semana en el que el trasvase ha vuelto a la actualidad informativa ya que el viernes a las 20 horas de la tarde se volvió a abrir el canal del trasvase Tajo-Segura, que permaneció abierto hasta la media noche del sábado 30 de septiembre.

Durante este tiempo, cerca de dos hectómetros se fueron hasta el Levante, una cantidad equivalente a la que consumen dos ciudades como Toledo y Talavera en dos meses. Todavía quedan ocho hectómetros por marcharse, los que completarían los 10 que vendieron los regantes de Estremera (Madrid) a los regantes de Almería.

Esta apertura del canal ha despertado numerosas reacciones, la primera y más significativa fue el cese del presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Miguel Antolín, por negarse a autorizar este trasvase. A raíz de esto, el Gobierno regional pidió a la directora general del Agua del Gobierno Central, Liana Ardiles, que se replantease su futuro en el cargo por este episodio. Además, El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente justificó la decisión diciendo que no se trata de un trasvase sino de una cesión entre particulares.

Por su parte, el delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, manifestó su «pesar» por el cese de Antolín, un hombre que, según entiende Gregorio, ha hecho mucho por el Tajo.

Otra de las reacciones, tras saltar la noticia a raíz de la publicación del cese por parte de encastillalamancha.es, fue la del PSOE en Castilla-La Mancha. El diputado regional José Luis Escudero culpó directamente a María Dolores de Cospedal por permitir el trasvase que autorizó el Gobierno del que forma parte y al Partido Popular de Castilla-La Mancha se «callarse» ante esta situación.

Por último, también clamó en contra de este trasvase la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, que aseguró que les toman «por idiotas» y directamente tachó a los responsables de «sinvergüenzas» por autorizar el traspaso de agua vía canal del trasvase con la dramática situación en la que se encuentra el Tajo y su cabecera.

Buendía cae 3,63 hectómetros en siete días

En la última semana, el pantano de Buendía ha perdido 3,63 hectómetros cúbicos hasta dejar sus maltrechas reservas en 157,47 hectómetros. Con estos datos, el embalse conquense se queda con tan solo el 9,54 por 100 de los 1.651 hecómetros que puede contener.

2,66 hectómetros menos en Entrepeñas

Los últimos siete días tampoco han ido mejor en Entrepeñas. Con una perdida de 2,66 hectómetros cúbicos, el embalse se queda con 77,64 hectómetros cúbicos, es decir, el 9,68 por 100 de su capacidad total.

Con 200 hectómetros menos que hace un año

Hace solamente un año Entrepeñas y Buendía estaban al 17,2 por 100 de su capacidad. Almacenaban 426 hectómetros cúbicos, lo que supone cerca de 200 más de los 235,1 que tiene en la actualidad. Buendía hace un año superaba las reservas totales de ambos pantanos en la actualidad y Entrepeñas contaba con más del doble del agua que almacena en la actualidad con 178,4 hectómetros.