Vive Castilla-La Mancha en Naturaleza (6)

Montes de Toledo: la naturaleza que da de sí una rica comarca histórica de 35 pueblos

Esta comarca natural de casi 4.000 metros cuadrados contiene 12 espacios naturales protegidos y es una de las reservas cinegéticas más importantes de España

Montes de Toledo: subida al Pico del Amor

Entre las comarcas de La Mancha y la Jara y entre los río Tajo y Guadiana hay un territorio marcado por unos accidentes geográficos que son las alineaciones centro-orientales de Los Montes de Toledo y una meseta con el mismo origen geológico que por el norte se prolonga hasta el río Tajo: es la comarca Montes de Toledo.

Montes de Toledo: qué rica historia

Este territorio esta formado por las siguientes poblaciones: Ajofrín, Alcoba de los Montes, Argés, Arroba de los Montes, Burguillos, Casasbuenas, Cobisa, Cuerva, Fontanarejo, Gálvez, Guadamur, Hontanar, Horcajo de los Montes, Layos, Marjaliza, Mazarambroz, Menasalbas, Navahermosa, Navalmorales, Navalpino, Navas de Estena, Los Navalucillos, Noez, Orgaz, Polán, Pulgar, Retuerta de Bullaque, San Martín de Montalbán, San Pablo de los Montes, Sonseca, Totanés, Ventas con Peña Aguilea, Villarejo de Montalbán y Los Yébenes.

34 municipios conforman los Montes de Toledo
En total, 35 municipios que ocupan una extensión de 3.796,27 kilómetros cuadrados.

Los Montes de Toledo, en fotos: cuando una larga historia se plasma en una naturaleza variada

A lo largo de la historia se han ido asentando varios grupos humanos que han propiciado la formación de unas raíces culturales basadas en tradiciones, costumbres, oficios y arquitecturas: los elementos que conforman la cultura de una comarca geográfica. Romanos, visigodos y árabes han dejado han dejado buena muestra de su presencia en construcciones tales como castillos, puentes, iglesias y ermitas.

Montes de Toledo: una historia muy antigua
Montes de Toledo: una historia muy antigua.

La comarca de los Montes de Toledo toma el nombre de la cordillera como principal accidente geográfico y se extiende de norte a sur entre el Tajo y el Guadiana, cubriendo una gran extensión. De este a oeste la comarca, queda delimitada por las comarcas de la Mancha y la Jara.

La cordillera de los Montes de Toledo se sitúa dentro de la Meseta Sur como un área de montaña, con ambiente climático fresco y húmedo y activa circulación de las aguas superficiales, amplia conservación de la vegetación natural y sobresaliente riqueza forística y faunística. Se trata de una formación montañosa con fuertes desniveles e intrincadas serranías cubiertas de monte; constituye una agrupación de relieves caracterizada por su robustez y densidad y se manifesta con especial vigor en sus sierras y macizos, ubicados en el área de la Sierra de San Pablo de los Montes y la Sierra del Castañar y en los macizos de Robledo de Montalbán, Corral de Cantos, Rocigalgo, las Guadalerzas, Chorrito, Pocito y Calderina.

Los ríos y embalses

En esta zona destacan el río Algodor (de 90 kilómetros de longitud), el Almonte, el Amarguillo, el Torcón, el Pusa, el Cedena y el Guajaraz. Los embalses son el Torcón (Navahermosa) y el de Guajaraz (Layos, Casasbuenas y Argés).

En cuanto a su cobertura vegetal, fue originariamente un bosque mediterráneo de quercíneas que se mantuvo prácticamente intacto hasta el siglo XIV, en que comenzaron a intensifcarse el pastoreo, los cultivos cerealísticos y la obtención de carbón de brezo y encina destinado a las fundiciones y ferrerías.

La vegetación arbórea se conserva bastante bien en las laderas montañosas, formadas por encinas y alcornoques; y en las solanas entre los 700 y 900 metros de altitud sobre suelos rojos silíceos: robles melojos y quejigos. Estos encinares presentan un estrato arbustivo oloroso de tipo mediterráneo, constituido por jaras, tomillos, romero, cantueso, etc.

El elemento paisajístico más humanizado lo constituyen las dehesas o bosques de alcornoques y encinas, sobre los que se desarrollan los característicos sistemas de cultivo cerealísticos y pastos.

Especies del bosque mediterráneo

Las condiciones medioambientales que aglutinan estos Montes favorecen el desarrollo de especies vegetales propias del bosque mediterráneo; otras de las muchas especies vegetales que se pueden apreciar en los Montes de Toledo son madroños, robles, rebollos, brezos, mirtos de Bravante, abedules, etc.

La zona presenta un clima mediterráneo continental caracterizado por una notable amplitud térmica anual, originando inviernos fríos con frecuentes heladas y veranos extremos y secos que llegan a rebasar los 40 grados centígrados.

En la comarca de los "Montes Toledanos" hay 12 espacios naturales protegidos
En la comarca de los «Montes Toledanos» hay 12 espacios naturales protegidos, que se corresponden con un Parque Nacional, una Microrreserva de Flora, un Monumento Natural, una Reserva Fluvial, cuatro Lugares de Interés Comunitario (LIC) y cuatro Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Montes de Toledo: subida al Pico del Amor
Montes de Toledo: subida al Pico del Amor.

El Parque Nacional de Cabañeros, en la comarca, ocupa unas 2.972 hectáreas del término municipal de Hontanar, en el extremo suroeste del territorio.

Por otro lado, en 2003 se declaran tres espacios naturales protegidos: la Microrreserva de la Turbera de Valdeyernos, en el término municipal de Los Yébenes, que ocupa unas cuatro hectáreas; una pequeña parte de la Reserva Fluvial de los Sotos del Milagro, de unas nueve hectáreas de extensión, en la zona sur de Ventas con Peña Aguilera; y el Monumento Natural de las Barrancas de Castrejón y Calaña, de aproximadamente 31 hectáreas, en Polán.

Las áreas LIC y ZEPA declaradas por la Red Natura 2000 cubren aproximadamente, por separado, un 30 por 100 de la superficie comarcal. El área de LIC y ZEPA más importante en extensión es la denominada «Montes de Toledo», con una extensión de 106.519 hectáreas. Otras zonas con figura LIC y ZEPA son los «Ríos de la margen izquierda y Berrocales del Tajo», con una superficie de 4184 hectáreas; y el «Río Tajo en Castrejón, islas de Malpica de Tajo y Azután», que cuentan con una extensión de 750 hectáreas en la comarca.

También está presente la ZEPA del «Área esteparia de La Mancha Norte» y el LIC del «Complejo Lagunar de la Jara», con 4288 hectáreas y 749 hectáreas, respectivamente.

La zona es una de las más importantes reservas cinegéticas de España
Respecto a la fauna, la comarca de los Montes de Toledo destaca por las especies relacionadas con la caza, tanto la caza mayor como la caza menor; dentro de la primera destacan especies como el jabalí, el ciervo, el gamo, el corzo y el mufón; en la caza menor destacan especies como la perdiz, el conejo, la liebre, la paloma torcaz, los zorzales… Hay que destacar que la comarca de los Montes de Toledo es una de las más importantes reservas cinegéticas de España.

Berrea en Los Montes de Toledo
Berrea en Los Montes de Toledo.

Otros mamíferos que perviven en estos montes son garduñas, turones, zorros, comadrejas, nutrias, meloncillos, gatos monteses y lince ibérico.

Asimismo, los Montes de Toledo son un hábitat vital para importantes poblaciones de aves catalogadas en peligro de extinción, entre las que sobresalen el águila imperial ibérica, el buitre negro, el águila real, el quebrantahuesos y la cigüeña negra.

Por último, en algunas zonas del sur de la comarca, principalmente en las de mayor altitud de los Montes de Toledo, se encuentran delimitadas áreas críticas para especies tan amenazadas como son el águila imperial ibérica, el lince ibérico y el buitre negro, mientras que sus zonas de importancia, y de dispersión en el caso del águila imperial, cubren, en la mayoría de los casos, la totalidad del territorio comarcal. Como zona de importancia también hay que destacar la de la cigüeña negra extendida en la mitad meridional de la comarca de Los Montes de Toledo.