Prismáticos de un economista

Castilla-La Mancha, la economía y el vino

La excelente relación calidad precio de muchos de los vinos que se elaboran en nuestra región, las variedades principales de uva o la gran extensión de terreno dedicado a la viticultura son motivos de satisfacción y de interés para acercarnos a este mundo en el que se integran los ejes esenciales de un sistema económico

Si tengo que elegir un bien o producto para explicar los diferentes sectores de la economía, como castellanomanchego elijo el vino. El recorrido desde el trabajo en la viña a su degustación por parte del consumidor final. Lo agrícola (la labor en el campo y la vendimia), lo industrial (el proceso de elaboración y producción) y lo comercial (la venta en bodegas y establecimientos). Sin olvidarme de la relación que se establece con la cultura y las relaciones sociales (la gastronomía y el enoturismo como ejemplos destacados).

Un valor sólido de nuestra economía

Conocer para comprender mejor y valorar lo que tenemos. La excelente relación calidad precio de muchos de los vinos que se elaboran en nuestra región, las variedades principales de uva o la gran extensión de terreno dedicado a la viticultura son motivos de satisfacción y de interés para acercarnos a este mundo en el que se integran los ejes esenciales de un sistema económico.

Fijémonos en tres datos básicos de población y territorio de nuestra comunidad. Una superficie aproximada de 80.000 kilómetros cuadrados, alrededor de dos millones de habitantes y una densidad de 26 habitantes por kilómetro cuadrado. No somos una de las regiones más pobladas ni más industrializadas. El sector del vino nos ayuda a consolidar y mantener población y da un empuje importante a nuestra industria agroalimentaria.

Aunque he puesto el vino como ejemplo para desarrollar el argumento, no quiero quedarme ahí. Mi objetivo es poner el foco en la economía global de nuestra región. La apuesta por la tecnología y la investigación como referencias básicas, con apoyo y seguimiento institucional. La vital importancia del componente emocional y de los sentimientos: creer en nosotros mismos y en la calidad de los productos que se elaboran aquí. Nuestra marca como comunidad, de entrada no somos ni mejores ni peores que otros, lo castellanomanchego tiene fortalezas y debilidades como lo de cualquier otro origen. Aprovechemos nuestros puntos fuertes y luchemos por superar las desigualdades entre territorios. Poner en valor Castilla-La Mancha.

Tierra de oportunidades con una posición privilegiada en el territorio español para ser un enclave logístico. Rodeada por otras comunidades que nos da la posibilidad de enriquecernos con intercambios sociales, económicos y culturales.

Si quieres consultar más artículos del autor, entra en su blog: vicentedelrio.com