QUIM TORRA QUIERE QUE PEDRO SÁNCHEZ LE LLAME PRIMERO A ÉL

"Presidente, ya no te ajunto"

Los catalanes, tanto los independentistas como los que no lo son, no se merecen un presidente como Torra. Necesitan a alguien que se ocupe del interés general de toda la ciudadanía y que no reaccione de manera tan infantil

Al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, le molesta que Pedro Sánchez no le vaya a telefonear a él primero, antes que a los demás presidentes de las comunidades autónomas, en la ronda de llamadas que va a realizar antes de la sesión de investidura. Lleva varios meses quejándose de que el presidente del Gobierno en funciones no se le pone al teléfono ni le devuelve las llamadas, pero ahora que eso va a ocurrir dice que él debe recibir la primera llamada porque él no es un presidente más sino que merece un trato diferenciado. ¡Vaya nivel para un dirigente político!

El miércoles 11 de diciembre, tras aceptar el encargo del rey Felipe VI de formar Gobierno, Pedro Sánchez anunció ante los periodistas que va llamar a todos los presidentes y presidentas autonómicos para escucharles antes de la sesión de investidura y pedir su colaboración. Hará esas llamadas en el orden habitual que sigue La Moncloa, según la antigüedad de la aprobación de los correspondientes estatutos de autonomía. Esto significa que primero hablará con el lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullu, el martes 17, y a continuación llamará ese mismo día al presidente catalán.

A Quim Torra y su Gobierno no les parece suficiente esa llamada para hablar de lo que denominan «el conflicto catalán», porque consideran que es solo «un gesto estéril y vacío», y exigen constituir una mesa bilateral entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat, encabezada por Sánchez y Torra. Y no solo eso: han pedido que Pedro Sánchez le llame el martes 17 a las 8:00 horas de la mañana, que es cuando tendrá tiempo para atenderle. Así sería el primero en recibir la llamada y el segundo sería Urkullu. Hay que repetirlo: ¡vaya nivel para un dirigente político!

Presidente por decisión del prófugo Carles Puigdemont

Quim Torra preside el Gobierno autonómico catalán, desde mayo de 2018, porque el entonces presidente Carles Puigdemont -que había huido de la Justicia y se encontraba en Berlín, tras ser destituido por el Gobierno de Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155 de la Constitución- decidió que él fuera su sucesor al frente de la Generalitat. En diciembre de 2017 había sido elegido diputado del Parlamento catalán, ocupando el número 11 de la candidatura de JxCat.

Después de tanto quejarse de que Sánchez no atendía sus llamadas, una reacción tan ridícula como la que ha tenido Torra recuerda la de un niño de pocos años cuando se enfada con un amigo y le dice «ya no te ajunto». Pero el niño no tiene a nadie que dependa de él y su enfado se le pasa en unos minutos, mientras que el presidente catalán tendría que ocuparse de gobernar en beneficio de toda la ciudadanía de su comunidad y no estar sorprendiendo un día sí y otro también con actuaciones y decisiones poco acordes con las de una persona adulta. Y menos aún con las de un responsable político que, además, es el máximo representante del Estado español en la comunidad autónoma de Cataluña aunque no actúe como tal.

Defender la independencia dentro de la ley

Quim Torra y los catalanes que aspiren a separarse de España tienen derecho a defender sus ideas independentistas, pero siempre de manera pacífica y dentro de los cauces que establece la Constitución y las leyes. Lo que no es aceptable es que él y su Gobierno lo sean solo de algo menos de la mitad de la ciudadanía catalana -la que se declara independentista- y se olviden del resto, que engañen a la población con promesas que saben que no podrán cumplir y que tengan que viajar periódicamente a Bruselas para recibir allí órdenes de un prófugo de la Justicia.

Los catalanes, tanto los independentistas como los que no lo son, no se merecen un presidente como Quim Torra. Necesitan al frente de su Govern a alguien que se ocupe del interés general de toda la ciudadanía de Cataluña y que no reaccione con un infantil «ya no te ajunto» porque Pedro Sánchez no le va a llamar a él antes que a los demás presidentes. ¡Vaya nivel para un dirigente político!