Cofundador y director de Wossel

Félix Navarro, desde Tomelloso hasta trabajar en el Campus Google de Madrid

Desde el corazón de La Mancha a trabajar en una empresa dedicada al comercio electrónico, Félix Navarro nos cuenta cómo se trabaja en el entorno digital y cómo es la experiencia de aprendizaje y crecimiento en el Campus Madrid de Google

El equipo de Wossel, en el Campus Madrid de Google. Félix Navarro, en el centro.

Wossel es la startup -anglicismo que sirve para hacer referencia a las empresas emergentes que ha ganado el XVI Campus de Emprendedores SeedRocket, una aceleradora de emprendedores en la que colabora Google España. Gracias a este premio la empresa publicitaria de la que el tomellosero Félix Navarro es director técnico, trabaja en el Campus de Google en Madrid tras el nacimiento de la idea en el seno de Denium Startups, otra lanzadera de emprendedores. La startup valenciana Wossel, con ingredientes castellano-manchegos, se dedica al mundo de la publicidad y el modelo que ellos mismos han desarrollado supone una innovación en el sector, tal y como argumenta el propio Félix tras atender la llamada de encastillalamancha.es

«La empresa es el resultado de tres personas que nos conocíamos de otras facetas empresariales», comenta el CEO de Wossel. Junto a él, en esta «aventura» participan Marta Ruiz y Javier Sánchez, CTO y Manager de productos de la empresa, respectivamente. «Decidimos emprender… algo que hoy está muy de moda», explica el propio Navarro, sobre esta empresa que desarrolla una tecnología publicitaria que contextualiza una serie de productos en unos anuncios, de forma automática. Este publicista castellano-manchego nos relata la incidencia de las tecnologías adblocker, que se encargan de bloquear la publicidad que aparece en las páginas y considera que «existe un hartazgo generalizado en torno a la publicidad digital», algo que «intentan metérnoslo con cucharón», tal y como explica.

Fue a partir de esa experiencia digital por la cual decidieron lanzar su idea, desde el ámbito del comercio electrónico, gracias a la cual han conseguido superar diferentes retos y crear nuevos procesos publicitarios así como una mejor experiencia de usuario, tal y como ellos explican.

Crean un algoritmo que «reconoce» la escritura y categoriza unos productos

Es cierto que la barrera entre «publicidad intrusiva» y «no intrusiva» es muy delgada, y el propio Felix también lo cree así, aunque uno de los grandes problemas que existe a día de hoy en Internet es que la mayoría de veces ni siquiera se leen los términos y condiciones de las páginas, pero «cuando aceptas, no se traspasa la línea», explica Félix Navarro. Hoy, la mayoría de portales web ofrecen una publicidad que, dependiendo de los lugares que hayas visitado con anterioridad o con frecuencia, está relacionada con esos «intereses»; es decir, las páginas web recuerdan nuestro historial, nuestro rastro digital -aquello conocido como cookies para ofrecernos anuncios relacionados con las páginas que aparecen en ese rastro. Esa publicidad que aparece tanto en periódicos como en redes sociales, foros, catálogos, etc. puede considerarse como «intrusiva».

WosselGoogleCampus3
Félix Navarro, en una de las presentaciones del proyecto.

 

Lo que pretende esta nueva empresa cuya tecnología ya se ha implementado incluso en algunos medios de comunicación es ofrecer una publicidad sutil y no reconocida por los bloqueadores de publicidad, que se genera a partir de dos tipos de algoritmos diferentes: uno «categorizador» y otro «que reconoce sobre lo que se está escribiendo o lo que aparece publicado en una página», tal y como simplifica Navarro. De este modo, ofrecen una solución para aquellas empresas que debido al adblocker no pueden aprovechar la publicidad, pero que también se inclina como posible enemiga de aquellos que detestan la publicidad a la hora de navegar.

De este modo, la solución que ofrecen y que busca más seguidores que detractores se basa en una identificación del contenido para poder ofrecer unos productos que pueden resultar interesantes para el lector en el momento.

Ganadores del Campus de emprendedores SeedRocket

La empresa valenciana en la que trabaja este publicista manchego fue la ganadora de la última edición del Campus SeedRocket, enfocado a nuevas propuestas empresariales y a dar un impulso a innovaciones tecnológicas. Gracias a este premio, ahora esta startup trabaja en el Campus Madrid de Google, y cuenta con el asesoramiento tanto de los profesionales ligados al gigante de Internet como de la aceleradora de cuyo campus consiguieron ser ganadores, que es de las más efectivas en toda España.

Del Campus SeedRocket al Campus Madrid de Google en el que trabajan para continuar con el desarrollo tecnológico

«Al campus SeedRocket tenías que llegar con una idea ya desarrollada, con un prototipo o una versión beta», considera Félix. El proyecto en el que trabaja ya tenía un desarrollo previo, también en el ámbito tecnológico, y habían conseguido dicho desarrollo gracias a otra lanzadera de emprendimiento. Allí trabajaron con otras tantas ideas empresariales que trataban de emprender, y conseguir llevar a cabo sus objetivos. En el Campus que también sirvió como concurso para «lanzar» ideas, Wossel quedó como finalista.

Tras conseguir llevarse el premio, han empezado a trabajar en el Campus Madrid de Google. Félix nos cuenta que «el apoyo allí es una pasada» ya que se trata de un espacio de trabajo diferente «es motivador, tiene muchos espacios y muy diferentes y se respira un gran ambiente de creatividad». El Campus de Google es un espacio creado por el gigante de Internet que tiene sedes en otros tantos lugares del mundo y que se ocupa de dar cobijo a aquellas ideas empresariales que así lo deseen, con tal de apoyar el crecimiento estratégico de estos negocios.

WosselGoogleCampus2
Miembros de Wossel en el campus Google de Madrid.

 

«Se supone que hay dos charlas diarias allí, de diferentes temáticas», nos cuenta Navarro, quien considera que el talento que puede respirarse en esta lanzadera creada por Google en Madrid es «muy grande». El manchego también destaca la colaboración entre diferentes empresarios y trabajadores, aquello que ahora se conoce como coworking: «nos ayudamos siempre unos a otros». El CEO de Wossel considera que «existe una colectivización de los problemas que conlleva a un aprendizaje». El trabajo en comunidad es uno de los aspectos más reseñables en este tipo de plataformas en las que se comparten ideas pero también errores y aciertos.

El talento digital, tal y como nos relata el publicista, está muy presente en los lugares en los que ha crecido y se ha desarrollado la empresa. «La vida del emprendedor es trabajar 24/7», en su opinión, en un entorno muy diferente al tradicional, en el que se apuesta por nuevas herramientas, otros formatos, investigación, innovación o desarrollo, muchas características relacionadas con lo que hoy conocemos también como «inteligencia artificial».

Pero… ¿Cómo llevar este trabajo digital a lugares como Tomelloso?

La pregunta se atañe de misteriosa respuesta. ¿Cómo trasladar la tecnología que desarrolla esta startup a la comarca manchega? Félix cree que hay que ir «a lo Paco Martínez Soria… A tocar puertas de casa en casa» para informar del producto, que piensa que tiene la misma validez en la ciudad como en un pueblo. «Es una tecnología muy potente que sirve para cubrir una necesidad», matiza. «Las marcas quieren llegar a los usuarios, y eso también pasa en lugares como Tomelloso», apunta el publicista manchego, que también recuerda que «medios de comunicación hay en todos los sitios» ya que esta tecnología también está presente en uno de los grupos editoriales más grandes de España, como Motorpress Ibérica.

Desde una visión humilde y con unos intereses tecnológicos que han crecido desde su salida del pueblo, considera que cada vez que vuelve allí tiene mayor tranquilidad y «más tiempo para valorar las cosas». Desde que empezó a cursar la carrera en Madrid, estuvo «yendo y viniendo» a Tomelloso y ahora también lo hace: el trabajo remoto es una facilidad y algo que comparte con sus compañeros, con quien en más de una vez se ha reunido a través de skype, ya que a veces han estado «totalmente disgregados», como afirma.

Desde su trabajo intenta aportar «una solución redonda» en la experiencia de navegación, y aunque cree que los procesos de digitalización cuestan más «en zonas como Castilla-La Mancha», confía en que la solución publicitaria que ofrecen puede ser «una herramienta rentable» también en la región. Considera que es un formato totalmente exportable y que estas herramientas deben concevirse de manera abierta «aunque se vean lejanas».

Diferentes visiones entre adultos y jóvenes: A los «millenials» no les asustan las tecnologías

«Cuando hablo con mi sobrina, pienso que ellos -su generación- no están tan preocupados» por las tecnologías. El CEO de Wossel piensa que entre los más jóvenes existe un sentimiento de fidelidad «más arraigado» ya que «dan por hecho cosas que nosotros no somos capaces», apunta el tomellosero. «Cuando no encuentro lo que quiero, me siento mal», señala el joven, por lo que piensa que es necesario que se pongan en valor las nuevas tecnologías que posibilitan nuevas habilidades.

Hay una «evolución normal» que se representa en la generación conocida como «millenial». No les asusta lo nuevo, están rodeados de aplicaciones constantemente y no son tan reticentes a los nuevos formatos. «Mucha gente no está dispuesta a hacerlo», comenta Navarro en referencia a la eficiencia de muchas nuevas tecnologías. Hay miedo, y poca fidelidad, por parte de los más adultos, algo que cambia si fijamos la mirada en los más jóvenes.

Este tomellosero que salió del pueblo hace ya unos años ahora está rodeado de «empresas muy fuertes que apuestan por cosas diferentes». Considera que el simple hecho de «poder haberse quitado la corbata» ya supone mucho. De lo tradicional a lo novedoso. De La Mancha al corazón de Internet.