premio internacional

Hija de conductores de bus y una de las mujeres más influyentes de la comunicación política mundial

Ángela Paloma Martín siempre ha visto en su casa «trabajo y esfuerzo constante». Lo vio y lo aplicó en su vida. «El consejo de mis padres siempre ha sido que si deseaba algo, debía conseguirlo esforzándome». Lo siguió y ahora ha sido reconocida como una de las 12 mujeres más influyentes de la comunicación política a nivel mundial. Su familia la llamó feliz al saber la noticia y su padre, conductor de profesión, «como bromista cordobés que es, me dijo que a Washington (donde recibirá el premio) no podía llegar en su autobús». Ésta es la historia de esta periodista castellanomanchega.

«Nací en la tierra de don Quijote el 31 de julio de 1985. Mi madre es manchega y mi padre, cordobés; ambos conductores de autobús. Soy y me siento periodista desde que comprendí siendo niña que la herramienta de mi futuro trabajo era la misma que la que conformaba mi vida: la palabra. Me inspiro para inspirar. Observo para comprender y compartir lo comprendido. Entiendo que la información nos hace libres y solo la ignorancia conduce al caos«. Es Ángela Paloma Martín, castellanomanchega que ha sido reconocida como una de las 12 mujeres más influyentes de la comunicación política a nivel internacional con el premio Victory Award que otorga The Washington Academy of Political Arts & Sciences (The Wapas).

Según la academia, «el galardón que se entrega por primera vez (aunque es la quinta edición de estos premios), busca reflejar el talento y perseverancia, la constancia y la capacidad de las féminas que representan a un sector de la población que cada día se abre más espacios en la política».

«AÚN RECUERDO LAS LÁGRIMAS DE MI MADRE AL PISAR LAS UNIVERSIDADES DONDE ESTUDIÉ»

«Cuando me informaron, solo pensaba en mis padres y el esfuerzo que les ha costado el que yo tuviera las oportunidades que ellos nunca han tenido. Son conductores de autobús, y aún recuerdo las lágrimas de mi madre al pisar las universidades donde estudié. Ella no se creía que una familia como la mía pudiese ofrecerme una educación como la que tuve«, cuenta a Encastillalamancha.es. Esfuerzo, trabajo, dedicación, apoyo… Todo ello que define el trabajo de Ángela durante estos años se reconoce con este galardón que es «un regalo inmenso» que aún está asimilándolo porque «hay cosas que parecen increíbles, más aún cuando se está premiada con mujeres de tan largo recorrido». Junto a ella estarán, entre otras, Nancy Bocskor, conocida como la «coach» de la democracia, o Carmen Beatriz Fernández, pionera en Venezuela y Latinoamérica de la ciberpolítica.

«MI PROFESIÓN ES MI VIDA»

Ángela, que es de Puertollano aunque lleva desde 2003 fuera de la casa de sus padres afincada en Argamasilla de Calatrava desde 1998; ha vivido en Madrid, Pamplona, Estados Unidos, Galicia, Londres y ahora en Latinoamérica, donde dirige Ideograma Latam, una compañía de consultoría de estrategia política y corporativa que preside Antonio Gutiérrez-Rubi y que está en más de seis países.

Estudió en Washington y recuerda que fue una experiencia increíble, «difícil con final feliz». Asegura que fue durísimo, pese a que no pensó que le costaría tanto. «Recuerdo que hablaba con mi familia por videoconferencia cuando estaba a punto de tirar la toalla y mi padre fue el que me animó para que no lo hiciera. Jamás voy a olvidar su rostro de angustia cuando me escuchaba». Nunca la tiró y decidió tomarse la experiencia como una oportunidad.

«Para mí, mi profesión es una forma de vida. Soy periodista y, por utópico que parezca, todo lo demás es un añadido fruto de mi inquieta curiosidad y de la firme convicción de que el mundo podemos hacerlo mejor entre todos», asegura Ángela, quien siente «pasión por lo que hago, por lo que vivo y siento. En cada palabra que escribo mantengo mis principios de aportar información por vocación periodística y, por convicción, de compartir reflexiones a quienes creo que tienen el poder para construir sociedades más justas».

COMPETIR MIENTRAS SE APUESTA POR EL «COPY/PASTE» DE AGENCIA

Hablar con Ángela es aprovechar el momento para conocer cómo ve ella la situación política y periodística de España. Una reflexión que parte de la base de que aquí «tanto la política como el periodismo están en crisis, y existe el reto de aunar esfuerzos por mejorar ambas desde la escucha colectiva y la inteligencia de toda una multitud».

Ángela destaca que «en España se está innovando muchísimo y se está apostando por nuevos modelos de negocio -o por giros de negocio en los medios convencionales- con dudosa rentabilidad». Pese a todo, el periodismo «es cada vez más precario y cada vez peor retribuido. El gran reto seguirá siendo rentabilizar la labor del periodismo y realizar información cada vez de mejor calidad, pero siendo conscientes de la batalla por el contenido y las nuevas narrativas consumidas por una sociedad cada vez más conectada». En este punto, muestra su sorpresa de «querer competir por la excelencia y la diferenciación cuando la mayoría de medios de comunicación siguen apostando por el copy/paste de agencia».

En otros países, asegura que el periodismo avanza en función de las legislaciones vigentes y de los sistemas educativos que permiten innovar en la profesión y crear nuevos espacios de investigación, como el periodismo de datos en Perú o el Premio Knight de Periodismo Internacional 2016 al portal de Carmen Aristegui en México.

ESFUERZO DIARIO POR AQUELLO EN LO QUE SE CREE

Autora de «Se llamaba Alfredo… Las claves de una derrota electoral inevitable» (Laertes, 2013, www.sellamabaalfredo.com), libro sobre la campaña más difícil de la historia socialista que combina los elementos del periodismo junto con los de la comunicación política en la elaboración de una campaña electoral. «Para la composición y rigurosidad entrevisté a 13 personas entre políticos, periodistas y consultores como Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano o Manuel Campo Vidal«.

Ha colaborado en diversos libros, ha sido durante cuatro años colaboradora, subeditora y editora de la revista americana Campaigns & Elections en su versión en español. Además, escribe para El País, en BEZ analiza la política nacional e internacional desde la perspectiva estratégica y en El Telégrafo de Ecuador participa con columnas que aportan valor analítico a lo vivido.

«Una se tiene que esforzar a diario por aquello en lo que cree y sueña«, comenta Ángela, quien suma a esa idea la importancia y el valor de la familia, «el pilar fundamental que me sostiene cada minuto que estoy fuera de mi país, de mi casa». Precisamente a ellos, a sus padres, a sus hermanas, a sus sobrinos… les dedica este premio, además de compartirlo con Antonio Gutiérrez-Rubí y Belén Peris, porque «ellos confiaron en mi en un momento clave de mi vida para desarrollar lo que más me gusta hacer junto a un equipo admirable como es el de Ideograma».