En dos operaciones diferentes

Cuatro detenidos en Ocaña, uno por robo en vehículos y tres por daños

La Guardia Civil sorprendió a una persona, de 33 años y con antecedentes policiales, que portaba un taladro que había sustraído de un coche estacionado. Además, oculto bajo la ropa, portaba un destornillador plano con el que forzaba los vehículos

Calle Mariana Pineda, en Ocaña, donde produjeron daños a varios vehículos aparcados.

La Guardia Civil, dentro del marco de actuaciones de prevención de la delincuencia, ha detenido, en la localidad de Ocaña, a una persona como autora un delito de robo con fuerza en el interior de vehículos y a otras tres por seis delitos de daños en diferentes turismos, los cuales estaban estacionados en la vía pública.

Daños en coches aparcados en la calle Mariana Pineda

El Área de Investigación de la Guardia Civil de Ocaña, a mediados del mes de junio, tuvo conocimiento de varias denuncias presentadas por varios vecinos de esa localidad, en las que denunciaban la comisión de varios delitos de daños en vehículos estacionados en la zona de la calle Mariana Pineda.

La Guardia Civil, en colaboración con Policía Local de Ocaña, inicio las gestiones para la identificación y esclarecimiento de los hechos, lo que se materializa con la detención de tres personas, de entre 22 y 34 años, como autores de los delitos referidos.

Los autores, mediante patadas, fracturaron los retrovisores de 7 vehículos estacionados en la vía pública, aunque solo 5 de ellos fueron denunciados, ascendiendo el valor de a unos 1.500 euros.

La Guardia Civil hizo entrega de los detenidos en el Juzgado de Guardia de la localidad de Ocaña.

Dos personas robando en el interior de los vehículos

Posteriormente, en otra actuación, la Guardia Civil de Ocaña, en fechas similares, recibió varias llamadas de la Central Operativa de Servicios de Toledo (COS) y de la Policía Local de Ocaña, en las que alertaban de dos personas sustrayendo efectos del interior de varios vehículos estacionados en la calle Noblejas de Ocaña

La Guardia Civil de Ocaña se desplazó a la zona y sorprendió a una persona, de 33 años y con antecedentes policiales, que portaba un taladro que había sustraído de un coche estacionado por esa zona. Además, oculto bajo la ropa, portaba un destornillador plano con el que forzaba los vehículos.

La Guardia Civil de Ocaña, ante la certeza de la autoría de los hechos, procedió a la detención del autor, continuando con las gestiones para la localización de la otra persona, la cual no había sido todavía identificada.

La Guardia Civil se hace eco del “modus operandis” peculiar utilizado por los autores, quienes, tras utilizar una ventosa adosada a la ventanilla de los vehículos, forzaban ésta con un destornillador sin fracturarla y volvía a dejarla en su posición original, lo cual hacia dificultosa la localización de los vehículos forzados por los autores.

El autor fue puesto a disposición judicial en el Juzgado de Guardia de Ocaña, el cual dicto su ingreso en prisión de manera provisional.