Un hombre de 22 años

Investigado en Nambroca por un supuesto delito de odio en las redes sociales

Difundió a través de redes sociales una actuación policial llevada a cabo durante el actual Estado de Alarma, con una evidente motivación discriminatoria mediante injurias y falsedad manifiesta en sus publicaciones, con la consiguiente alarma social

Imagen de archivo de la Guardia Civil.

La Guardia Civil de Toledo, en el marco de la “Operación Dory”, ha tomado declaración como investigado no detenido, a un hombre de 22 años por un delito de odio en la localidad de Nambroca.

Esta persona difundió a través de redes sociales una actuación policial llevada a cabo durante el actual Estado de Alarma, con una evidente motivación discriminatoria mediante injurias y falsedad manifiesta en sus publicaciones, con la consiguiente alarma social.

Todo surgió a raíz de una operación de la Guardia Civil en Nambroca el 24 de abril

La actuación policial que origino esta investigación tuvo lugar cuando, el pasado día 24 de abril, la Guardia Civil procedió a la detención de un hombre de 32 años en la localidad de Nambroca por un delito de resistencia y desobediencia y otro de atentado a los Agentes de la Autoridad.

El ahora investigado publicó sin ningún tipo de restricción en un perfil de Instagram, donde contaba con varios cientos de seguidores en esta red social, material audiovisual donde se pudo determinar que los mensajes incitaban al odio y contra las instituciones del Estado.

Debido a la situación excepcional en la que se encuentra el país ante la situación declarada por el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declaró el Estado de Alarma, y en especial en el momento de los hechos, donde pudo generar una situación de peligro y alarma social, debido a la falsedad de sus comentarios sobre la actuación de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y la consiguiente difusión y publicidad en redes sociales, se realizó esta investigación para tratar de identificar al usuario de este perfil, dando como resultado la plena identificación del usuario, un hombre español de 22 años, y su posterior toma de manifestación como investigado no detenido por un delito de odio.