Auxiliaros por Guardia Civil y Protección Civil

Rescatan a dos senderistas exhaustos en el Parque Nacional de Cabañeros

Una guía turística junto con un acompañante se encontraban extenuadas y con evidentes síntomas de deshidratación cuando practicaban senderismo por la ruta del paraje del Rocigalgo, en el término municipal de Los Navalmorales, en la provincia de Toledo

Los dos senderistas tuvieron que avisar a la Guardia Civil al encontrarse exhaustos en el monte.

Miembros de la Guardia Civil y de Protección Civil han localizado a dos personas, un hombre y una mujer, que se encontraban extenuadas y con evidentes síntomas de deshidratación cuando practicaban senderismo en el Parque Nacional de Cabañeros, exactamentepor la ruta del paraje del Rocigalgo, en el término municipal de Los Navalmorales (Toledo).

Una de las personas auxiliadas era la guía del parque

La tarde del día 29 de julio el Servicio de Urgencias y Emergencias 112 de Castilla-La Mancha recibió una llamada de alerta sobre la situación de los senderistas. Desde el 112 se dio aviso a la Guardia Civil porque dos personas se encontraban con dificultades mientras practicaban senderismo dentro del Parque Nacional, siendo una de ellas la guía de referido parque.

Desde la central realizaron una llamada telefónica a la guía y ésta indicó que se encontraba, junto con otra persona, en las inmediaciones del Arroyo de la Calanchera, y que no podían continuar la ruta por encontrarse extenuados y no disponer de agua.

Posteriormente la guía envió las coordenadas de situación en la que se encontraban, la cual fue reenviada para su conocimiento a la Guardia Civil del Puesto de los Navalmorales, quienes ya habían iniciado su aproximación al lugar donde se encontraban esas personas.

Búsqueda a pie hasta encontrarlos en lo alto de un risco

Los agentes de la Guardia Civil, ante lo abrupto del terreno y la imposibilidad de circular con el vehículo oficial, procedieron a continuar la búsqueda de estas personas a pie durante unos 6 kilómetros, localizándolos en lo alto de un risco del citado paraje, encontrándose en buen estado de salud, aunque extenuados, y con evidentes síntomas de deshidratación, facilitándoles los agentes varias botellas de agua que portaban en ese momento y no siendo necesario asistencia sanitaria.

Tras unos momentos de recuperación, la Guardia Civil se dirigió junto con los senderistas, a pie nuevamente, al lugar donde habían dejado estacionado su vehículo, abandonando el lugar en buen estado de salud y agradeciendo el servicio que se les había prestado, según informa el cuerpo de seguridad en una nota de prensa.