Usaban técnicas de robo muy punteras

Robos de coches, cultivo de marihuana, intento de atropello... Cae una banda que operaba en tres provincias de CLM

La organización criminal se financiaba con la venta de marihuana, con la que podría haber ganado más de 800.000 euros. En una gasolinera de Olías llegaron a actuar tres veces en un día con el rostro tapado, donde también intentaron atropellar a un guardia civil que les descubrió. En una nave de Illescas ocultaban los vehículos robados y falsificaban las matrículas

Secaban la marihuana colgada en tendederos.

La Guardia Civil ha desarticulado a una banda especializada en el robo de vehículos de alta gama que operaba en Ciudad Real, Cuenca y Toledo, además de en Madrid. A los ocho detenidos (seis hombres y dos mujeres) en la operación «Chicho» se les imputan un total de 22 delitos, como pertenencia a organización criminal, robo con fuerza en las cosas, estafa o falsificación de documento público.

Intento de atropello a un Guardia Civil

En una gasolinera de Olías del Rey (Toledo) llegaron a actuar con el rostro cubierto hasta en tres ocasiones en un mismo día. En este establecimiento intentaron atropellar a un guardia civil que les descubrió cometiendo un robo, por lo que también se les imputa un presunto delito de atentado contra la autoridad.

Se financiaban con la venta de marihuana

En los nueve registros practicados, la Guardia Civil encontró cuatro plantaciones indoor con 350 plantas de marihuana y 10 kilos de cogollos. La banda se financiaba con la venta de esta droga, con la que podrían haber ganado más de 800.000 euros.

operacion_chicho

 

Robaban en Madrid, ocultaban los vehículos en Illescas

La banda desarticulada se valía de medios técnicos muy avanzados para ejecutar los robos de los vehículos, instrumentos como centralitas de arranque o inhibidores de frecuencia.

Seguidamente, realizaban un estudio de los lugares donde se hallaban estos vehículos -tanto estacionados en la vía pública como en garajes comunitarios-, como ocurrió en las localidades de Las Rozas, Majadahonda o Boadilla del Monte (Madrid), donde en una sola noche fueron capaces de sustraer siete vehículos.

Una vez sustraídos, los ocultaban en garajes donde ellos vivían o en una nave ubicada en un polígono industrial de Illescas (Toledo), donde también realizaban las falsificaciones de las matrículas, doblándolas por otras de vehículos de similares características.

Realizados ya los cambios en los vehículos, los detenidos los utilizaban en su vida cotidiana, cometían otros hechos delictivos con ellos, o bien los desguazaban para venderlos por piezas.

En los registros llevados a cabo en las provincias de Toledo y Madrid, la Guardia Civil ha podido recuperar dos turismos y dos motocicletas que la banda había robado. También han incautado varias centralitas de arranque de vehículos de alta gama, material con el que falsificaban las matrículas y numerosos teléfonos móviles.