Por lo menos sería divertido

Collons, ¿para trabajar en Castilla-La Mancha habrá que saber hablar en gañán?

Cerrad las puertas y soltad los galgos que ya estamos tos. Ah, y tiren los cobetes. En cualquier oposición castellano-manchega que se precie uno ha de saber gañán. Y si no, que no se presenten…

El absurdo es tal que, si la razón no lo impide, para trabajar como profesional sanitario en las Baleares habrá que saber catalán. Y si no, que pase el siguiente. Como si un doctor o doctora que se han tirado unos cuantos años de su vida formándose para salvar vidas ahora tengan que demostrar que controlan la lengua autónoma porque parece que es más importante que saber manejar el bisturí. Por poner solo un ejemplo. Cuánto gañán. Gasta collons.

Cuánto gañán anda suelto…

Y absurdo se queda corto. Pongan también estos calificativos: ridículo, esperpéntico, una chorrada sin igual… Joder, qué gilipollez. ¿En el Gobierno balear no hay quién piense?

¿Se imaginan entonces, por esa regla de tres, que quienes quieran ejercer cualquier profesión en Castilla-La Mancha les obliguemos a controlar, por ejemplo, el idioma chanante? Haríamos exámenes de garrulez para los que vinieran de fuera de nuestras fronteras.

 

Pues no, porque seríamos gañanazos.

Como si no hubiera problemas graves en la sociedad actual española y encima lo pongan imposible. Porque el decreto-locura que quieren aprobar en Baleares exigirá a los médicos y a los enfermeros el título de catalán B1 (ja, ja, ja…), que para que nos entendamos es saber el catalán elemental, mientras que a los auxiliares de enfermería se les pedirá el A2 (ja, ja, ja…) o básico.

Podrán sacar su plaza, sí, pero como no sepan catalán tendrán su correspondiente castigo y si en el plazo de dos años no lo han aprendido, ay, ay, ay, pues no podrán pedir traslados, no promocionarán internamente y que se olviden de pluses económicos.

¿Habrase visto mayor mamarrachada?

Y si a este atentado contra los derechos humanos, por mucho que la Mesa Sectorial de Sanidad de la isla haya aprobado este borrador de decreto con el voto favorable del 65 por 100 de los sindicatos, le sumamos que en Baleares faltan ahora mismo médicos, pues ya me dirán dónde está la gracia de aprender catalán.

Cerrad las puertas y soltad los galgos que ya estamos tos. Ah, y tiren los cobetes.

En cualquier oposición castellano-manchega que se precie uno ha de saber gañán. Y si no, que no se presenten…

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es