¡Que pare el maltrato a la Naturaleza!

Los Kogui: un SOS por la Naturaleza de quienes no la han contaminado nunca

Los hermanos Romero actualizan mañana, Día Internacional de los Pueblos Indigenas, el mensaje de los Kogui pidiendo al hombre que vida acorde con la Naturaleza si no quiere la destrucción de ambos

Los Romero, durante su visita a los Kogui

Mañana miércoles 9 de agosto se celebra en todo el mundo el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Hay uno de ellos, los Kogui, descendientes de los primigenios Tayrona (junto con los arhuacos, los kankuamos y los wiwas), que lograron salvarse de las garras “civilizadoras” de los españoles y demás europeos y de los colombianos, que han ido asolando con el paso de los siglos un enclave de difícil acceso, afortunadamente para ellos.

Entre todos (incluidas las cuatro tribus) suman más de 30.000 indígenas. Los Kogui mantienen celosamente su bendito aislamiento. A primeros de este año los hermanos Félix y Francisco Romero, vinculados a Castilla-La Mancha, tras visitar bajo su permiso el pico Simmonds, les preguntaron si no les agradaría que difundiesen en Europa su mensaje conservacionista. Les dijeron que sí.

Las razonables quejas de los Kogui

Y es que los Kogui se les quejaron, a la vuelta del Simmonds, de que no querían maltratadores de su territorio, de que hubiesen visitantes del Parque Natural (donde viven ellos) sin permiso, de que volviesen a saltarse los procedimientos (como hicieron unos británicos)… Hoy los Romero han reverdecido el mensaje (publicado ya el lunes por encastillalamancha.es), coincidiendo con el Día Internacional, de que “América no fue descubierta sino invadida… de que hay que vivir en armonía con el medio…

A los Romero les ha llamado la atención el hecho de que los Kogui consideran invasores o “civilizados” no solo a los españoles sino también a todos lo que les siguieron, como los mismos colombianos.

Su esperanza de vida no supera los 40 años

Los hermanos Romero, con todo, reflexionan sobre la conveniencia de que los Kogui sigan tan aislados en unas condiciones tan duras, máxime cuando su esperanza de vida apenas supere los 40 años. Los Kogui viven tan aislados que apenas conocen el castellano: para hablar con ellos hace falta intérprete.

De hecho, el pasado 11 de marzo se confirmó la muerte de 11 indígenas Kogui víctimas de una infección respiratoria aguda conocida como influenza, asociada a la desnutrición; de hecho esta comunidad se nutre especialmente de carbohidratos.

Lo bueno es que este pueblo empieza a pensar que al menos para recibir cuidados médicos sí les conviene dejarse atender por la “civilización”, como ellos mismos la llaman sin un deje de ironía o desapego. Y Félix Romero sostiene que “los Koguis que bajan, no vuelven”, lo que les lleva a la preocupación por un grupo que tiene el DNI colombiano aunque no hablen castellano.

“Para ellos, “si enfermas es porque has dañado a la Naturaleza y la dimensión de la enfermedad va en consonancia con el tamaño del perjuicio”, explica.

Solo vienen a nosotros para pedir el voto

Y sobre su posesión del DNI, se lamentan los Kogui: “Solo vienen a nosotros cuando quieren que votemos”.

El próximo reto de los hermanos es el Monte Denali, la montaña más alta de América del Norte, en Alaska

Retornando al proyecto “Cumbres del Pacífico”, ese que empezaron en 2010 y que consiste en la ascensión de 10 grandes montañas del continente americano y la Antártida, les quedan tres. El próximo es el monte Denali, antes denominado monte McKinley, ​que es la montaña más alta de América del Norte cuya altitud es de 6.190 metros.​ Está situado en la cordillera de Alaska, en el centro-sur del estado de Alaska.

Para este nuevo proyecto comenzarán la búsqueda de patrocinadores y colaboradores el próximo mes de septiembre. El viaje será, si todo va bien, en mayo o junio de 2018.

Los hermanos Romero, divulgadores del SOS de los Kogui
Los hermanos Romero, divulgadores del SOS de los Kogui