El Alba comenzó con un 2-0, pero…

2-2. El Albacete se mantiene invicto tras su empate ante el Zaragoza

El Albacete llegó a ir 2-0 y pudo salir con un 3-2, pero al final repartido de puntos en un partido en el que los locales dominaron la primera parte y el Zaragoza la segunda. Eso sí, el Alba se mantiene invicto y al borde de la zona de ascenso

El Albacete sigue invicto y al borde de la zona de ascenso

El Zaragoza se recompuso tras un 2-0 en contra y remontó el encuentro ante el Albacete para rescatar un punto (2-2) ante un cuadro albaceteño que se desinfló en la segunda mitad ,pero que se mantiene invicto en liga.

Al borde de la zona de ascenso

Era un partido de contrastes, entre un Albacete invicto y al borde de la zona de ascenso y un Zaragoza que venía de encajar dos derrotas, y esa diferencia de inercias se puso de manifiesto desde el principio.

Dos minutos tardó el conjunto albaceteño en abrir el marcador tras una jugada de tiralíneas de Erice, que puso un balón a la entrada de Acuña por banda derecha para que el paraguayo, sin dejarla caer, sirviera el balón al pie de un Rei Manaj que, también de volea, lo empujó al fondo de las mallas.

La respuesta del Zaragoza no se hizo esperar y un pase en profundidad de Eguarás a Lasure estuvo cerca de suponer el empate. Sin embargo, el remate del lateral zurdo lo sacó José Antonio Caro, meta local, con ayuda del poste (minuto 7).

A pesar de ello, se vio a un Albacete valiente, que mantenía el ritmo y que gozó de acciones para haber marcado otro tanto. Febas, en el minuto dieciocho y Tejero, a continuación, pudieron lograrlo, aunque a la tercera fue la vencida.

Un saque de esquina botado por Eugeni, a los veinte minutos, lo intentó rematar Acuña pero el central visitante, Verdasca, en su intento de despeje, anotó en propia puerta.

La mala fortuna de cebó con el equipo de Imanol Idiákez, pues se le lesionaron el central Verdasca y delantero georgiano Papu en el minuto 38 y tuvo que “gastar” un doble cambio con la entrada de Grippo y Marc Gual.

Susto por el desmayo de un guardia de seguridad

El pánico llegó al estadio Carlos Belmonte al borde de descanso al desplomarse una guardia de seguridad a pie de campo por una lipotimia. Toda la grada de Marcador se levantó para pedir que se detuviera el partido y atendieran a la chica, que fue trasladada al Hospital inmediatamente.

Tras el descanso se pudo ver a un Zaragoza que salió más descarado y, fruto de esa intensidad, Álvaro Vázquez y Pombo, en sendas o ocasiones calcadas, no pudieron marcar porque sus disparos se marcharon muy cruzados.

Tanto iba el cántaro a la fuente que, a los cincuenta y dos minutos, en otro contragolpe, Zapater sirvió en bandeja el gol a un Marc Gual que, esta vez, no perdonó.

Eugeni, cuatro minutos después, gozó de una gran oportunidad para haber restituido la ventaja albaceteña en el marcador. Sin embargo, su remate de cabeza, tras centro de Acuña, no encontró portería por centímetros.

Con el marcador tan abierto podía pasar cualquier cosa y lo que surgió fue el empate del equipo maño, tras un centro de Álvaro Benito que Álvaro Vázquez aprovechó para batir a José Antonio Caro (minuto 78).

Ortuño, nada más salir al campo en el minuto 83, rozó el 3-2 tras cabecear a bocajarro un centro de Bela que sacó Cristian Álvarez de manera milagrosa y que demostraba que el Albacete, aunque cansado, estaba vivo.

Al final, reparto de puntos entre dos equipos, un Albacete que dominó la primera mitad y un Zaragoza que fue superior en la segunda parte.