Experto en inmersiones de gran profundidad

Fernando Raigal, un buzo de Ciudad Real, participa en el angustioso rescate de los niños tailandeses

El buzo de 33 años y natural de Ciudad Real está trabajando en la operación de rescate, la cual ya ha puesto a salvo a 4 de las 13 personas atrapadas en una cueva del norte de Tailandia

En el centro, el buzo de Ciudad Real, Fernando Raigal.

El ciudadrealeño Fernando Raigal es uno de los 13 buceadores internacionales que participan en el rescate de los niños y el entrenador atrapados en una cueva al norte de Tailandia. Estos expertos, junto con cinco miembros de élite de la Navy SEAL, la marina tailandesa, están sobre el terreno intentando sacar a los 8 niños que todavía permanecen en la cueva junto con su entrenador de fútbol.

La segunda fase del rescate se ha retrasado durante unas horas debido a las fuertes lluvias que se están registrando en la zona. Este fin de semana se ha llevado a cabo la primera fase del rescate, donde se ha puesto a salvo a cuatro de los niños en una operación que han realizado con un éxito mayor del que se esperaba.

14910537_1229524387090599_384620671563176012_n
El buzo de Ciudad Real, Fernado Raigal.

 

Un buzo de 33 años experto en inmersiones de gran profundidad

Raigal es un experto buzo que está especializado en trabajos a gran profundidad. Ha participado en la construcción la plantas petrolíferas en el mar, donde ha pasado largos periodos de tiempo sumergido, estando muy habituado a lidiar con condiciones extremas como las que se están encontrado en Tailandia, tal y como publica el diario Lanza.

Según publica este mismo diario, el buzo estaría en uno de los pasadizos intermedios de la larga ruta en la cueva, la cual puede tarde en cruzarse hasta ocho horas, como pasó en el caso del primer rescate. Raigal facilitará a los miembros de élite tailandeses las bombonas de oxígeno y el resto de material necesario para rescatar a estos niños, que llevan desde el 23 de junio atrapados en la cueva, donde se vieron sorprendidos por la subida del nivel de agua tras las lluvias monzónicas.