Propiedad de la empresa pública Gicaman

48 viviendas desalojadas en un bloque de Guadalajara por unas grietas

En plena noche, los vecinos de un bloque situado en el barrio guadalajareño de Aguas Vivas han tenido que ser desalojados de sus casas tras encontrar problemas estructurales en los inmuebles. Tras varios avisos por grietas y desplazamientos, se ha tomado la medida preventiva

Grietas en el interior del edificio de Gicaman. Foto - África Merino

48 viviendas han sido desalojadas esta madrugada de un bloque de pisos que es propiedad de la empresa pública Gicaman en el barrio de Aguas Vivas de Guadalajara,  de forma preventiva, tras producirse diferentes grietas en las viviendas en los últimos días y ante un posible peligro de desprendimientos. Casi la totalidad de viviendas (45) estaban ocupadas.

Varios efectivos de Policía Local y Protección Civil se han trasladado de madrugada al bloque para alertar a los vecinos, que fueron evacuados de sus casas y trasladados a hoteles ofrecidos por el propio consistorio y a viviendas de otros familiares. Así informa de ello el digital Guadalajara Diario, que explica que en el momento de evacuación también estuvo presente en el lugar el alcalde de la ciudad, Antonio Román.

Según ha informado la Consejería de Fomento, el edificio en cuestión fue construido en el año 2005. Hasta el lugar se ha trasladado la consejera de Fomento de la Junta, Tita García Élez, tal y como ha informado el vicepresidente primero, José Luis Martínez,  en el Pleno de las Cortes, que también ha dado la cifra de desalojados.

García Élez ha explicado que la Junta ha trabajado en este caso desde el día 31 de diciembre, tras los avisos recibidos, a través de los que se tuvo conocimiento de los problemas que sufrían los edificios. Así, la consejera ha dado a conocer que las grietas estaban situadas en la parte más próxima a la escalera central del edificio -es decir, que eran problemas de interior y no de exterior del bloque-.

Un estudio preliminar explica que no hay “problema estructural”

El informe preliminar de la empresa que contrata la Junta para evaluar los daños, mediante diferentes estudios, mediciones así como entrevistas con afectados, pone de manifiesto que “no hay un problema estructural”, según ha explicado la consejera. Dicho informe, además, explicaba que no había “mayor problema que el trastorno a los vecinos de seguir haciendo las mediciones”.

Fue a través de un aviso de un vecino cuando la Policía Local de Guadalajara se personó en el lugar, ya que los afectados habían visto como las marcas puestas para la medición de las grietas habían avanzado, según ha comentado la consejera.

Un edificio con grietas desde hace tiempo

África Merino, madre de una de las afectadas, según ha explicado a la redacción de este periódico, ha subrayado que el bloque ya tenía grietas “hace años”, por lo que los vecinos habían avisado en diferentes ocasiones de ello.

“Mi hija me decía que la casa se está torciendo”, explica la afectada, que cuenta como los vecinos han escuchado diferentes ruidos “como de obra”, antes de ser desalojados.

“Caso omiso” a los vecinos, según el PP

El grupo parlamentario “popular” en las Cortes regionales ha criticado el “caso omiso” de la Junta hacia las denuncias de los vecinos sobre las grietas y desperfectos que  venían realizando los 300 vecinos desde hace “más de dos años”, según informa Efe.

El diputado del PP Carlos Velázquez se ha referido a este asunto en el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha de hoy, para advertir al Gobierno regional que ante las quejas de los vecinos “ustedes miraban a otro lado”. Así, Velázquez ha recalcado que ha sido el alcalde de Guadalajara, Antonio Román (PP), el que ha  atendido en primer lugar a estas personas desalojadas, a pesar de la responsabilidad “exclusivamente” de la Junta.

“Estas viviendas son de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y los más de 300 vecinos llevan denunciando dos años grietas y desperfectos muy importantes que podían provocar lo que esta noche ha ocurrido”, ha explicado el diputado del PP.

Román asegura que la actuación del Ayuntamiento fue en pro de proteger a los vecinos del bloque
Por su parte, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román ha comentado la actuación por parte del Ayuntamiento. Los bomberos del Servicio Municipal acudieron en la noche de ayer, miércoles 10, al edificio para inspeccionarlo. Tras esa primera inspección, se personaron en el lugar de los hechos tanto el alcalde, como el vicealcalde y la teniente de alcalde de Seguridad, junto al arquitecto municipal y al oficial jefe de bomberos, con el fin de evaluar la situación.

La actuación del Consistorio se realizó con el fin de “garantizar la seguridad de las personas”, según ha declarado el propio Román a los medios de comunicación. Tanto la Junta como el Ayuntamiento consideraron que existía un peligro potencial en las viviendas y así se ordenó a la Policía Local el desalojo de las viviendas en mitad de la noche.

En breve ampliamos esta información